Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Presidencia belga cree que Moratinos complementa en Cuba el trabajo de la UE

El cardenal cubano Jaime Ortega y Alamino (i) junto al ministro español de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos (d), durante la reunión que mantuvieron el martes 6 de julio en la sede del Arzobispado en La Habana (Cuba). EFE/Archivotelecinco.es
El primer ministro belga, Yves Leterme, consideró hoy que las gestiones en Cuba del ministro español de Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, son "complementarias a lo que se hace desde otras instancias" de la Unión Europea (UE).
Para Leterme -cuyo país está este semestre al frente de la UE- el trabajo de Moratinos responde a "la relación específica y los lazos que unen a España y a Cuba" y no tiene por qué contradecir la postura comunitaria respecto al régimen.
Preguntado por los periodistas, Leterme no quiso, sin embargo, comentar las palabras del ministro español en la isla, donde volvió a abogar por superar la "posición común" europea y entablar una relación bilateral "más intensa" con Cuba.
"Es muy delicado pronunciarse acerca de las declaraciones de un colega", se justificó el primer ministro belga, que recordó que el ámbito de las relaciones exteriores en la UE es competencia de la Alta Representante, Catherine Ashton.
Bélgica recogió el 1 de julio el testigo de la Presidencia rotatoria de la UE de manos de España, que durante su semestre defendió sin éxito un giro en las relaciones de los Veintisiete con Cuba.
De visita en La Habana, Moratinos se comprometió ayer a seguir el trabajo para levantar "definitivamente" la "posición común", un marco que desde 1996 condiciona las relaciones del bloque europeo con Cuba a avances democráticos y en materia de derechos humanos en la isla.
El grupo conservador en el Parlamento Europeo, el mayor de la cámara y familia política del propio Leterme, se opone a cualquier modificación de esa postura, que sí defienden eurodiputados de centroizquierda.