Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Presidente de CEHRI reitera las quejas a Margallo por las trabas para acceder a los fondos de Exteriores

El presidente de la Comisión Española de Historia de las Relaciones Internacionales (CEHRI), Juan Carlos Pereira, ha manifestado su "frustración" en nombre de los historiadores españoles ante el ministro de Asuntos Exteriores en funciones, José Manuel García Margallo, por las dificultades que se encuentran los historiadores españoles al acceder a la documentación histórica del Ministerio.
Así lo ha expresado Pereira en la presentación del libro "Historia de la política exterior española en el siglo XX y XXI", en la que ha manifestado un "sentimiento de frustración" porque, a pesar de las cientos de páginas y de los numerosos capítulos que contiene, la obra "no está completa".
Pereira ha explicado que durante esta legislatura no se ha logrado que desapareciera "el famoso" acuerdo secreto de 2010, donde se blindaron prácticamente todos los fondos del departamento y se declaraban secretos 17 temas. "Estas materias reservada secretas que ha favorecido en estos momentos que muchas cuestiones de la política exterior no puedan ser abordadas y no puedan ser investigadas históricamente", ha criticado Pereira durante su intervención.
Además, ha dicho que otra parte de su "insatisfacción y frustración" se debe a que no se ha logrado eliminar del ordenamiento jurídico la Ley reguladora de Secretos Oficiales del año 1968, que introdujo en 1978 modificaciones que, a juicio de Pereira, aumentaron las dificultades para la consulta de la documentación diplomática.
"NO HAN SERVIDO DE NADA LOS ESCRITOS NI, ARTÍCULOS E INICIATIVAS"
"No han servido de mucho los escritos, los artículos, las iniciativas que hemos planteado para conseguir que esto se solucionara y que no se cerrara el propio archivo histórico del Ministerio", ha lamentado a la vez que ha afirmado que gran parte de la documentación diplomática trasferida al archivo general de la Administración hasta los años 80 "sigue sin poder ser consultada libremente" y que esto ha provocado la paralización de múltiples investigaciones.
Pereira ha agradecido las aportaciones de Francia, Gran Bretaña y Estados Unidos que han aportado sus fondos "ricos, amplios y transparentes", y han hecho posible llevar a cabo las investigaciones necesarias por los estudiosos españoles. "Solo confío en que la historia de España deje de ser materia reservada en el menor plazo posible", ha concluido.
MARGALLO: "COMPARTO SU FRUSTRACIÓN EN LO QUE QUEDA POR HACER"
Por otro lado, el ministro Margallo ha respondido a las críticas de los historiadores recordando que "el 90 por ciento de las solicitudes que se han formulado han sido atendidas" y que el 100 por 100 del Archivo Histórico Nacional "es compartida".
Sin embargo, el ministro ha compartido la frustración de los historiadores y ha reconocido que "faltan cosas". "No se ganan todas las batallas y comparto su frustración en lo que queda por hacer", ha dicho durante su intervención en la presentación del libro.
CANSADOS DE ESPERAR
La decepción de los historiadores españoles con las dificultades para acceder a la documentación oficial no es novedad, y los investigadores ya pasaron a la acción el marzo del año pasado. Así, los estudiosos se cansaron de esperar la posibilidad de que los cambios que traía la entrada en vigor de la Ley de Transparencia terminasen con los obstáculos que se vienen encontrando desde 2011 para acceder a la documentación histórica del Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación.
En un artículo publicado en marzo del 2015 en la revista de historia contemporánea 'Ayer', Pereira y el profesor ya recordaron al jefe de la diplomacia española, José Manuel García-Margallo, su compromiso de permitir a los investigadores "un acceso más fácil y libre" a la documentación. Promesa que siguen esperando a que se cumpla.