Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Presidente de Canarias dice que la consulta sobre prospecciones se celebrará porque cumple con la "legalidad"

Advierte de que la "desconsideración" del Gobierno del PP con Canarias genera "un problema serio" de desafecto con el Estado
El presidente del Gobierno de Canarias, Paulino Rivero, ha subrayado este lunes que la consulta popular sobre las prospecciones petrolíferas en aguas cercanas a las islas "se llevará a cabo" a pesar de que el Tribunal Constitucional la suspenda cautelarmente aunque, según ha dicho, desde el Ejecutivo regional están "convencidos" de que dicha consulta cumple "con la legalidad".
Así lo ha manifestado Rivero en un acto celebrado en Madrid preguntado acerca de la posibilidad de que el Ejecutivo central recurra ante los tribunales la consulta que el Gobierno regional anunció la semana pasada y que previsiblemente se celebrará el 23 de noviembre de este año en el archipiélago. En todo caso, cree que hay que ver qué sucede ya que espera que el Tribunal Constitucional no la suspenda porque la consuta, a su juicio, es legal.
En dicho evento, al que también han asistido los presidentes del cabildo de Lanzarote y de Fuerteventura, Pedro San Ginés y Mario Cabrera, diferentes cargos públicos de Las Islas y representantes de organizaciones sociales, empresariales y políticas de España y Europa, se ha reivindicado frente al Congreso de los Diputados la paralización de las perforaciones que el Gobierno central ha autorizado a la empresa Repsol para buscar yacimientos de hidrocarburos.
Asimismo, Rivero ha hecho hincapié en que la "falta de respeto" y la "desconsideración" que el Gobierno de Mariano Rajoy está teniendo con el pueblo canario al ignorar sus intereses y primar los de la empresa privada Repsol, está generando un "problema serio" de desafecto con el Estado en las Islas.