Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Presos de ETA en Francia transmiten a sus familiares y abogados que no quieren ser trasladados a cárceles en España

ETA prohíbe a sus presos en cárceles galas pedir el traslado a España para mantener la presión sobre el Gobierno francés
Presos de ETA recluidos en cárceles francesas han transmitido a sus familiares y a sus abogados que prefieren seguir cumpliendo condena en el país galo en lugar de ser trasladados a cárceles españolas, han informado a Europa Press fuentes de la lucha antiterrorista.
Precisamente hoy el Congreso de los Diputados ha dado luz verde definitiva al proyecto de ley de reconocimiento mutuo de resoluciones penales en la Unión Europea, que abre la puerta a que los presos de ETA que cumplen pena en otro Estado miembro (la mayoría en Francia) sean trasladados a una cárcel española sin necesidad de que el recluso de su visto bueno.
Las fuentes consultadas indican que el hipotético traslado a España "se percibe como algo negativo" para los presos dado que asumen que el sistema penitenciario actual español es más restrictivo en materia de redenciones para los presos terroristas.
"Allí están mejor". Este el mensaje que los familiares de los internos terroristas le han hecho llegar tanto a los abogados habituales del Colectivo de Presos de ETA (EPPK por sus siglas en euskera) como a las propias estructuras de la izquierda abertzale, según los expertos antiterroristas.
Tanto ETA como su entorno son conscientes de que el actual Gobierno no se va a sentar a negociar un cambio en el escenario penitenciario. Descartada esa posibilidad, otro de los temores de los presos etarras es que al llegar a España sean incluidos en la política de dispersión que aplica el Gobierno desde hace décadas y que supedita a la disolución definitiva de ETA o la ruptura individual de los presos con la banda.
El análisis de las fuerzas antiterroristas no obvia que la mayoría del casi centenar de presos terroristas que siguen en Francia "pertenecen al sector más ortodoxo, muchos de ellos son los dirigentes de la organización de los últimos años y difícilmente se acogerían al programa de arrepentimiento y reinserción". Históricamente los diferentes Gobiernos siempre han reservado para este tipo de presos las cárceles del sur de España, las más alejadas del País Vasco y Navarra.
RÉGIMEN DE VISITAS "MUCHO PEOR"
Otra de las preocupaciones que tanto los presos como sus familiares han hecho llegar a sus abogados es lo referente al día a día de las prisiones en lo que se refiere al propio "régimen de vida" y el "régimen de visitas y llamadas". Según dicen, en España "son mucho peores" que en Francia.
Además, el hipotético traslado de presos etarras a España iría en contra de la propia estrategia de la banda. Según los datos que manejan las fuerzas de seguridad en los últimos seis años se han realizado 242 traslados de presos condenados franceses desde España a Francia y 24 de condenados españoles de Francia a España.
Una de las razones que explican este "desfase", es que una gran parte del volumen de presos españoles en Francia lo constituyen los presos de ETA, que sistemáticamente han seguido una estrategia de no solicitar su traslado a España para cumplir la pena impuesta en Francia. "La presencia de presos de ETA en Francia coadyuvaba a la voluntad de la organización terrorista en implicar a Francia en sus reclamaciones", apuntan los expertos antiterroristas.
"Nadie podía solicitar cumplir la condena en España y sólo casos muy excepcionales han sido permitidos por los jefes de la organización terrorista", recuerdan al tiempo que destacan que ETA instrumentalizaba la presencia de presos en Francia a favor de su estrategia de deslegitimación de los dos Estados "a los que considera sus enemigos". También era "una oportunidad de implicar a Francia en el problema".
Ni siquiera en la actual estrategia del EPPK los presos en Francia pidieron ser trasladados a España. Mientras los internos en cárceles españolas sí pidieron ser agrupados todos en la prisión de Zaballa (Álava), los presos en prisiones galas pidieron lo propio, pero en un centro penitenciario francés cercano al País Vasco.