Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Profesionales de la salud de apoyo a presos de ETA creen que el informe forense de Uribetxebarria es "parcial"

La asociación Jaiki Hadi señala que "el seguimiento de su enfermedad es incompatible con la estancia en prisión"
La asociación Jaiki Hadi, integrada por profesionales de la salud dedicados a asistir a presos de ETA enfermos, se ha mostrado "indignada" ante el informe médico forense realizado al recluso de ETA Josu Uribetxebarria, que consideran "parcial y redactado sin objetividad". En esta línea, ha acusado a su responsable de "obviar deliberadamente los criterios de instituciones penitenciarias" al tiempo que han alertado de que "se están manipulando los criterios de la libertad condicional".
En rueda de prensa celebrada en Bilbao sus integrantes Iñaki Uruburu y Estibaliz Gorostiaga han leído un comunicado, en euskera y castellano, en el que han subrayado que según su criterio "el seguimiento de su enfermedad es incompatible con la estancia en prisión". Asimismo, han anunciado que acudirán a "todas las instancias pertinentes" para denunciar esta situación".
Tras calificar el informe de la médico forense de la Audiencia Nacional Carmen Baena de "parcial y redactado sin objetividad", han señalado que manifiesta "una clara intencionalidad obstructiva" ya que se centra "exclusivamente" en una valoración especulativa sobre su riesgo de muerte y la compatibilidad de recibir tratamiento con su estancia en prisión.
A su juicio, el informe contiene una valoración de riesgo muerte sin tener en cuenta el estado físico del paciente. En esta línea, han recordado que en 2006 un informe del hospital Donostia le adjudicaba un índice de calidad de vida "del 70-80 por ciento".
"Transcurridos seis años y tras dos metástasis cerebrales y una lesión maligna pulmonar es absurdo e incomprensible la consideración de un mejoramiento de calidad de vida", han destacado, para añadir que se comete "un grave error dándole un pronóstico de vida menor de 11 meses".
A su juicio, siguiendo la escala de valoración de la forense se obtendría un cálculo de 7,3 meses de vida, aunque han matizado que ambos casos "entran en los criterios marcados para la aplicación de los artículos 104.2 y 196.2 del reglamento penitenciario" que fijan que el tratamiento de Uribetxebarria "no se puede realizar en un centro penitenciario por tener solo atención primaria".
Para Jaiki Hadi, el seguimiento de su enfermedad "es incompatible con su estancia en prisión" y han calificado de "insultante" que una profesional de la salud considere que "un paciente de 56 años con una expectativa de vida de once meses pueda considerar ese tiempo un período a largo plazo".
"Se están manipulando los criterios de la libertad condicional, así como el concepto de terminalidad", ha expresado, para reiterar que "la situación de Uribetxebarria "supera con creces los requisitos de Instituciones Penitenciarias que marcan un riesgo de muerte superior al 10 por ciento en el plazo de un año a pesar del tratamiento".
Asimismo, han insistido en que "la estimación del Hospital Donostia, la de la médico forense y la de Jaiki Hadi confirman que el preso de ETA cumple todos los requisitos para su puesta en libertad".
Por último, han advertido de que "ante esta situación de vulnerabilidad" acudirán a todas las instituciones pertinentes para denunciar la situación.