Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Prosiguen las declaraciones de siete de los trece detenidos del caso Ibatur

Siete de los trece detenidos entre ayer y hoy en la "operación Pasarela" por supuesta corrupción en el Instituto Balear de Turismo (Ibatur) durante la pasada legislatura, siguen prestando declaración en la Jefatura Superior de Policía de Baleares.
A última hora de la tarde ha comenzado a prestar declaración uno de los miembros de la cúpula de Ibatur, el ex secretario del instituto Miguel Ángel Bonet, después de que lo hubieran hecho dos socios del "Grupo Clave de Comunicación", cuya identidad responde a las iniciales J.V. y A.V.
El fiscal anticorrupción Pedro Horrach ha declarado a las puertas de la Jefatura de Policía que la toma de declaraciones "va para largo".
También han prestado hoy declaración un empresario y hotelero de la Playa de Alcudia, K.D., cuya empresa servía el cátering en los actos de Ibatur, por lo que recibía una retribución anual, y que ha declarado desconocer el sistema de contratación de este organismo público.
Laureano Arquero, abogado de este hotelero, ha señalado a los periodistas a las puertas de la Jefatura Superior de Policía que su defendido quedará en libertad esta tarde. Su mujer, F.J.E, detenida esta mañana, ha abandonado las dependencias policiales, en libertad sin cargos.
Todavía no han prestado declaración el ex director de Ibatur entre 2003 y 2004, Juan Carlos Alía, y su sucesor en el cargo hasta 2007, Raimundo Alabern. Se les acusa de ser presuntos autores de los delitos de malversación de caudales y de fraude a la administración pública.
Ayer fueron puestos en libertad con la calificación judicial de imputados cinco empleados del Ibatur, a quienes los fiscales mostraron documentos correspondientes a 40 expedientes de contratación y que en su declaración adujeron que el fraccionamiento de facturas realizado se debió a las "órdenes superiores" que recibían.
La "operación Pasarela" comenzó el pasado martes a iniciativa de la Fiscalía Anticorrupción por orden de los jueces Ignacio López Sola y José Castro.
En la misma se investiga el supuesto desvío de fondos públicos del Ibatur cuando este organismo público era gestionado por el PP en la pasada legislatura autonómica (2003-2007).