Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Puig exige al Gobierno central que "no prohíba ni un día más la solidaridad" con los refugiados

El presidente de la Generalitat Valenciana, Ximo Puig, ha vuelto a exigir al Gobierno central que "no prohíba ni un día más la solidaridad con los refugiados. "No queremos que la pasividad y la inercia condenen a muerte a personas desesperadas", ha manifestado.
Puig se ha expresado en estos términos en la sesión de control del pleno de las Corts Valencianes, tras una pregunta del portavoz de Compromís, Fran Ferri, sobre qué acciones está impulsando el Consell para hacer frente a la crisis humanitaria y atender a los refugiados que "huyen de la guerra y la destrucción".
El jefe del Consell ha destacado que la actuación del Consell ante la crisis humanitaria "ha estado marcada desde el primer día por la implicación moral y política" y ha denunciado que "los Gobiernos no han estado a la altura de la conciencia colectiva" ante las "miles de personas que han muerto ahogadas en nuestro mar, en el que se bañan nuestros niños en verano".
"No podemos estar impasibles", ha dicho Ximo Puig, quien ha recordado que en verano la Vicepresidencia de la Generalitat elaboró un Plan de Actuación de Respuesta Urgente, que incluye una red de ciudades de acogida, que ya cuenta con 133 municipios adheridos. En total, el 'president' ha dicho que la Comunitat cuenta con recursos para acoger a 1.400 personas, lo que supone tres refugiados por cada municipio de esta autonomía.
El presidente de la Generalitat también se ha referido al barco con capacidad para 1.300 personas que Baleària puso a disposición del Gobierno valenciano, una propuesta que Puig ha trasladado en varias ocasiones al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, a quien ha acusado de "prohibir la solidaridad".
Puig también ha destacado la puesta en marcha en la Comunitat de una comisión mixta de personas refugiadas y desplazadas, así como que la Generalitat destinó casi medio millón de euros para ONG que trabajan con refugiados.
Del mismo modo, ha recordado que la próxima semana la vicepresidenta del Consell, Mònica Oltra, viajará a las islas griegas "para conocer de primera mano la situación, para mostrar la solidaridad del pueblo valenciano e intentar concienciar para que nuestro proyecto sea una realidad". "No podemos firmar un convenio formal, pero sí mostrar nuestra solidaridad y exigir al Gobierno de España que no prohíba ni un día más la solidaridad", ha subrayado.
Durante su intervención, Ximo Puig ha denunciado que el Gobierno central "no ha ejecutado ni la mínima cuotas de refugiados que se aprobó en 2014", de 130 personas. Además, en noviembre de 2015 "en plena crisis humanitaria" el Consejo de Ministros aprobó ampliar la cifra a 624 personas pero "todavía no han sido acogidas".
A su juicio, "hace falta criticar en voz alta el fracaso de la Unión Europa y de los Gobiernos nacionales", y ha advertido de que "si no cambiamos la actitud de la Unión Europea y del Gobierno de España no estaremos en condiciones de significarnos como personas en el sentido de humanidad".
Por su parte, Fran Ferri ha preguntado a los diputados si "no huirían" si "sus hijos o sobrinos en sus primeros años de vida tuvieran hambre sin poder comer, sufrieran enfermedades sin poder ir a un médico y tuvieran miedo a perder sus padres".
Ferri ha denunciado que durante 2015 unas 3.500 personas han fallecido en el mar Mediterráneo y, de ellas, 1.050 eran niños. Además, ha manifestado desde que empezó 2016 ya son 420 "las personas muertas intentando llegar a Grecia o Italia". También ha indicado que "los que consiguen superar el viaje y llegan no encuentran facilidades porque acaban en campos de refugiados y expuestos a ataques de grupos neonazis".
"DESIDIA Y FALTA DE HUMANIDAD"
Por ello, ha hecho hincapié en las medidas puestas en marcha por el Gobierno valenciano, quien cree que ha estado "a la altura de su pueblo", mientras que ha acusado a Ejecutivo de Mariano Rajoy de "desidia" y "falta de humanidad".