Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Puig (PSPV) dice sentir "tristeza" y "asco" y pide "acabar con los corruptos" aunque "no satanizar" la política

El secretario general del PSPV, Ximo Puig, ha afirmado este martes que siente "tristeza" y "asco" ante la 'operación Púnica', una trama de supuesta corrupción que se ha saldado con la detención de 51 personas.
Puig, que ha comparecido ante los medios tras una reunión de trabajo mantenida con representantes del partido en Castellón, ha señalado que "hay que acabar con los corruptos" y que "no se puede satanizar a la política", aunque ha afirmado que "la corrupción es el cáncer de la democracia".
En este sentido, el dirigente socialista ha denunciado que el Gobierno todavía no ha resuelto sobre la petición de indulto al expresidente de la Diputación de Castellón, Carlos Fabra, condenado a cuatro años de prisión por el 'cas Naranjax, y ha considerado que es "una indecencia". "El señor Fabra campa a sus anchas por las calles de Castellón, mientras Rajoy y Alberto Fabra le protegen", ha criticado.
Puig ha afirmado estar esperando a que este viernes el Consejo de Ministros "decida que no hay indulto". "Hemos tenido que ver durante 14 años la financiación ilegal del PP y nadie ha asumido responsabilidades", ha aseverado.
En este sentido, ha considerado "necesaria" la "confluencia con todos los grupos políticos para hacer un gran pacto por la honradez y la transparencia, para aumentar los canales de participación política" y ha reiterado que "debe ser un pacto de todos, no solo de PP y PSOE, no quiero un pacto a dos bandas" y ha denunciado que "hace más de dos años que lo propuse y no he obtenido respuesta".