Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Puig cree que hace falta un gobierno "de cambio pero sin humo" y anima a votar "con la cabeza y no con el hígado"

El presidente de la Generalitat Valenciana y secretario general del PSPV, Ximo Puig, considera que hace falta un gobierno "de cambio pero sin humo" y, asimismo, ha animado a votar el próximo domingo "con la cabeza" y no "con el hígado".
Puig, en un encuentro informativo con los medios de comunicación junto a la cabeza de lista del PSOE por Valencia, Ana Botella, ha destacado que el domingo "pasará lo que quieran los ciudadanos", que "tienen que decidir", y ha indicado que "muchos de ellos están decidiendo en los últimos días".
El jefe del Consell ha hecho hincapié en que "los retos que tiene España son múltiples" y "hoy un poco más extraordinarios después del resultado del Brexit". En este sentido, considera que "lo que se necesita es un gobierno coherente, con fortaleza, que dé seguridad dentro de un gobierno de cambio".
Ximo Puig ha criticado que en el caso del PP "a la corrupción masiva y a la asociación ilegal se le suma la ocupación del Estado por parte de un partido" y, al respecto, ha reclamado que "debe haber cambio por higiene, por necesidad democrática y para intentar suturar las fracturas territoriales que se han producido en los últimos años".
Asimismo, ha reivindicado "un gobierno serio, que sea capaz de volver a la senda de la racionalidad de las cuestiones territoriales y que atienda al gran problema de las pensiones", ya que ha criticado que el presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, "se ha cargado la mitad del fondo de las pensiones y no ha dicho nada sobre cómo va a solucionar este problema".
"HUMILDAD Y DIÁLOGO"
"Se necesita un gobierno solvente, de cambio, pero sin humo", ha reivindicado Puig, quien ha alertado de que "nos esperan tiempos difíciles, duros", y cree que habrá que afrontarlos "desde la humildad y desde el diálogo".
Asimismo, ha reclamado: "Qué nadie vote con el hígado, que vote con la cabeza" y piense "qué es lo que le interesa a este país" que, a su juicio, es "un gobierno reformista, socialdemócrata, de cambio, de cohesión y que no improvise".
También ha hecho hincapié en que "tiene que haber un gobierno lo más socialista posible y, sobre todo, lo mas aliado posible con la Comunitat Valenciana". "Necesitamos un gobierno que nunca vuelva a tratar a la Comunitat Valenciana como la han tratado en los últimos años y que devuelva la institucionalidad", ha indicado.
Al respecto, ha señalado que "no es posible" que en la Comunitat Valenciana en un año de gobierno nunca haya venido ni el presidente ni ningún ministro "en viaje oficial al ver al presidente de la Generalitat", que es "el representante del Estado en la Comunitat Valenciana ahora, antes y mañana".
"REIVINDICAREMOS LO QUE NOS TOCA"
Ximo Puig ha subrayado que "pase lo que pase el domingo" el Gobierno de España tiene que saber que la Generalitat "está donde estaba, reivindicando lo que nos toca y esteremos claramente posicionados a favor de lo que hemos defendido hasta este momento".
"Los valencianos nunca más van a bajar la cara tampoco en esta cuestión". En este sentido, ha anunciado que van a "intensificar a partir de la semana que viene todo lo que es la necesidad de visibilizar el problema valenciano y el trabajo que estamos haciendo del Pacto por la Financiación".
Puig también ha resaltado que los resultados del próximo domingo no afectarán al Consell del Botànic que es "estable" y "ha demostrado que puede haber más estabilidad en un ecosistema diferente gestionando adecuadamente la diversidad".
El dirigente socialista, quien ha asegurado que "el liderazgo de Pedro Sánchez va a demostrar que es sólido en las elecciones", se ha mostrado convencido de que "habrá gobierno".
En su opinión, "lo peor que ha pasado en estos seis meses es la incapacidad de llegar a acuerdos". Así, ha dicho que el hecho de "haya diversidad de partidos como aquí es la normalidad europea", pero "que no se llegue a acuerdos no pasa en ningún país de Europa".
"LOS POLÍTICOS NO HAN ESTADO A LA ALTURA"
Sobre este tema, ha lamentado se le haya "devuelto la pelota a los ciudadanos para que vuelvan a decidir", cuando "los ciudadanos ya habían decidido". "Los que no han estado a la altura de las circunstancias han sido los dirigentes políticos. Eso no puede volver a pasar más", ha apostillado.