Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Puig afirma que lo que le debería de plantear Rajoy a Merkel "no son puestos sino la realidad de los ciudadanos"

El secretario de Reformas Democráticas del PSOE y secretario general de los socialistas valencianos, Ximo Puig, ha señalado este lunes que lo "fundamental" que le debería plantear el presidente de España, Mariano Rajoy, a la canciller alemana, Angela Merkel, es "no hablar de puestos sino de realidad de los ciudadanos" y "priorizar la reactivación industrial".
Puig se ha referido así a la reunión que han mantenido este lunes Rajoy con Merkel, quien ha asegurado que Alemania apoyará la candidatura de Luis de Guindos a la presidencia del Eurogrupo cuando venza el mandato del actual presidente, el holandés Jeroen Dijsselbloem, y ha expresado también la disposición de su país de respaldar las reformas de España.
Al respecto, ha constatado que "desde luego" la política de "la mal llamada austeridad que ha propiciado Merkel ha tenido unos costes enormes en puesto de trabajo, en servicios públicos y en igual entre los ciudadanos".
Así, ha constatado que "es verdad" que Alemania mantiene "un peso muy importante en la industria" mientras que "los otros países estamos muy afectados por una moneda excesivamente fuerte". Por ello, ha defendido "devaluar el euro para propiciar las exportaciones y al mismo tiempo facilitar el crecimiento europeo", para lo que se necesitan "planes e incentivos".
En ese sentido, ha subrayado que Europa "debe tener una visión clara de que no puede ser un país avanzado sin industria". De hecho, ha remarcado que en la Comunitat valenciana "eso se vio claramente" porque "todos los huevos se pusieron en la cesta de la especulación urbanística y de los grandes eventos" cuando "la realidad es que un país para tener fortaleza, cohesión social y sueldos dignos necesita una industria potente".