Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Puig espera que "todo el mundo recapacite" para dar una solución de Gobierno y cree que nadie puede imponer su programa

El presidente de la Generalitat Valenciana, Ximo Puig, espera que "todo el mundo recapacite" y ha pedido "responsabilidad" a todas las fuerzas políticas para "dar una solución de gobernabilidad". En este sentido, ha subrayado que, sin tener la mayoría, "nadie puede imponer su programa de gobierno".
En declaraciones a los periodistas en Madrid, donde se ha reunido con la directora de representación de la Comisión Europea en España, Aránzazu Beristain, Puig ha llamado al "diálogo" y a la "humildad" de todos los partidos después de que el candidato socialista, Pedro Sánchez, no haya cosechado los apoyos necesarios para ser investido presidente.
Concretamente, preguntado acerca de que Podemos haya cancelado la reunión a cuatro prevista para este miércoles entre PSOE, IU-UP, Compromís y la formación morada, el presidente valenciano ha dicho esperar que "todo el mundo recapacite".
"Tratemos de rebobinar y empezar de nuevo con los acuerdos alcanzados pero abriéndolos a los demás, pero desde luego tampoco desde una posición de 'esto o nada'", ha manifestado el presidente valenciano preguntado sobre si cree que Podemos está "entorpeciendo" más las negociaciones para formar Gobierno con respecto a otros partidos.
Para el dirigente socialista, ante esta situación de "impasse" y sin existir una mayoría de ningún partido, "nadie puede imponer su programa de gobierno": "Se debe dar una solución de gobernabilidad porque, si no se da, todos los actores tendrán una parte de responsabilidad y tendrán que valorarla los ciudadanos", ha apostillado.
DIÁLOGO FRANCO Y ABIERTO
Así pues, ha insistido en que debe existir "diálogo franco y abierto" porque es lo que los ciudadanos votaron en las pasadas elecciones generales del 20 de diciembre.
Puig ha dicho estar satisfecho porque "por primera vez en mucho tiempo" se esté hablando "en positivo" de la Comunidad Valenciana debido a que muchos partidos políticos reivindican en España un Gobierno "a la valenciana".
Eso sí, ha advertido de que "no se da la misma aritmética" que en la Comunidad Valenciana subrayando que en el Congreso de los Diputados la izquierda "no suma": "Por eso no se pude engañar a los ciudadanos", ha concluido.