Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Puigdemont ofrece diálogo a Iceta y "consenso" para negociar los Presupuestos

Ve factible acuerdos en el cambio climático, la formación profesional o el plan de choque social
El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, ha ofrecido este jueves diálogo al líder del PSC, Miquel Iceta, para aprobar leyes en la presente legislatura pese a discrepar profundamente con el proceso soberanista, y buscará a los socialistas para negociar los Presupuesto de 2016 desde el "consenso".
Lo ha explicado en rueda de prensa la consellera de Presidencia, Neus Munté, que ha citado algunos ejemplos de proyecto legislativos que se pueden negociar con los socialistas: la ley de cambio climático; el desarrollo de la ley de formación profesional; el impulso del plan de choque social o la ley electoral.
Sobre los Presupuestos, ha asegurado que el Govern buscará que tengan un amplio apoyo y no solo el de los grupos soberanistas: "El presidente ha manifestado la voluntad de tener un presupuesto y buscará el máximo consenso posible para aprobarlo".
JxSí tiene 62 diputados en el Parlament, a seis de la mayoría absoluta, y le valdría con el apoyo de los 10 de la CUP, algo que no tiene garantizado, por lo que el Govern tiende la mano al conjunto de partidos de la oposición para que se avengan a negociar las cuentas.
Munté ha afirmado que el encuentro ha sido muy cordial y positivo como también lo fue el de este miércoles con la líder de C's en Catalunya, Inés Arrimadas, pero ha precisado que con los socialistas ven "mayor proximidad" ya que comparten temas como el modelo de inmersión lingüística.
LEY ELECTORAL
Aunque no se ha entrado a fondo en el tema, el Govern también ha pedido al líder del PSC negociar una ley electoral para Catalunya, y ve factible hacerlo aunque los soberanistas plantean una legislatura "corta" que no vaya más allá de los 18 meses para convocar luego unas elecciones constituyentes en clave independentista.
Iceta también se ha mostrado dispuesto a negociar esta normativa, ya que Catalunya nunca ha tenido una ley propia por la falta de consenso entre partidos, pero, al contrario que el Govern, considera difícil llegar a un acuerdo porque los soberanistas no quieren una legislatura normal de cuatro años.