Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Puigdemont lamenta que Rajoy utilizara la palabra "tregua" para referirse a Cataluña

El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, ha criticado el lenguaje utilizado por el presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, para referirse a Cataluña, ya que dijo que "el Estado no está en tregua", una expresión que Puigdemont ha lamentado.
En declaraciones durante una visita a la Feria de la Candelera de Molins de Rei (Barcelona), Puigdemont ha dicho que "hablar de tregua no es un lenguaje apropiado para intentar relacionarse con lo que es un planteamiento democrático, pacífico, popular, transversal e incluso simpático de una gran parte del pueblo de Cataluña".
"Constatamos con una cierta estupefacción cómo los problemas que afectan realmente a la gente como son la vivienda, el trabajo o la energía, no son objeto de decisiones importantes de la política española y, en cambio, cuando se trata de utilizar Cataluña para intereses más partidistas hay una cierta coincidencia", ha añadido.
El presidente catalán ha apuntado que "lo que se espera de un gobierno, sea en funciones o no, es que no genere disfunciones y que funcione. Y de momento, el gobierno español ni funciona ni evita generar disfunciones".
Ha asegurado que no tiene ninguna preferencia sobre cuál debería ser el próximo presidente del gobierno español ya que "la historia reciente de las relaciones entre Cataluña y el Estado demuestra que es indistinto quién gobierne: las formas cambian pero cuando se trata de tener sensibilidad y de atender a las demandas democráticas de la mayoría parlamentaria de Cataluña, las respuestas de unos gobiernos y de otros son bastante similares".
Puigdemont también ha advertido de que "hay una preocupación importante en los sectores económicos españoles y europeos por este lío, cuando se han pasado años diciendo que la preocupación la generaban los que democráticamente quieren la independencia de Cataluña".
Puigdemont ha contrapuesto la falta de un gobierno en España con la actuación del gobierno catalán, que según su presidente, "es sólido, con mayoría parlamentaria y está resolviendo los problemas de la gente".