Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Puigdemont defiende a la actuación de los Mossos en Gràcia pese a algún "pequeño error" anterior

Defiende el pago del alquiler a los okupas y ensalza las "buenas intenciones" y el "buen sentido" de Trias
El presidente de la Generalitat de Cataluña, Carles Puigdemont, ha defendido este viernes la labor de los Mossos d'Escuadra ante los incidentes que están teniendo lugar en el barrio barcelonés de Gràcia tras el desalojo de la sede de un banco expropiado, ha dejado claro que no piensa cesar al director de este cuerpo autonómico y ha puesto en valor su trabajo, pese a algún "pequeño error" que se pudiera haber cometido en el pasado.
Así lo ha asegurado Puigdemont durante la conferencia que ha ofrecido en el Fórum Europa, en Madrid, poco antes de que se conociera la sentencia por la que la Audiencia de Barcelona ha absuelto a los dos mossos acusados de provocar la pérdida de un ojo a Ester Quintana en la huelga general del 14 de noviembre de 2012.
Puigdemont ha señalado que no tiene intención de atender la petición de la CUP para que cese al director de los Mossos, Albert Batlle, y también ha remarcado que la Generalitat no va a "eludir ninguna responsabilidad" ni va a "delegar la seguridad" que debe a los ciudadanos en "ningún otro cuerpo ni ninguna otra administración".
"Estamos allí y estamos haciéndolo bien", ha subrayado, incidiendo en que la policía autonómica está respetando el derecho a las "sonoras protestas" y también garantizando la seguridad. "Lo hacen los mossos y lo hacen, por tanto, sus responsables políticos a los que no solo no voy a cesar sino a los que quiero expresar mi reconocimiento por el buen trabajo que están desarrollando", ha enfatizado.
INFLEXIBLES CON LOS VIOLENTOS
"Esto no excluye que en alguna ocasión, y ha pasado en anteriores ocasiones, pueda haber algún pequeño error de la policía, pero no es el caso", ha explicado, dejando claro que los agentes están cooperando para que se restituya la normalidad y proteger también "a quienes quieren protestar de manera legítima y no quieren ser confundidos con violentos que son pocos aunque hagan mucho ruido".
Tras añadir que son muchos los ciudadanos que también agradecen la labor de estos agentes, ha avisado de que hay que ser "inflexibles" y no tener "ningún tipo de ambigüedad" respecto de quienes han optado por protestar "elementos agresivos y violentos" porque eso "no es de recibo".
Además, Puigdemont ha defendido la decisión del excalde de Barcelona, su compañero de partido Xavier Trias, de pagar el alquiler del local en el que se encontraba el banco okupado y todos los impuestos municipales asociados al mismo. esta medida ha llevado a que la Fiscalía haya abierto una investigación al exalcalde por un presunto delito de malversación de caudales públicos.
"Cada alcalde toma las decisiones en el momento que deben tomarlas para evitar males mayores; él los evitó", ha dicho, antes de apuntar que la hoy alcaldesa, Ada Colau, en aquel momento decía cosas "quizá diferentes a lo que está diciendo ahora". "Esto pasa, y debo expresar el máximo respeto por las decisiones de Trias siempre guiadas por el buen sentido y las buenas intenciones", ha resaltado.
LA ALCALDESA DECÍA ANTES COSAS DIFERENTES
Por otra parte, Puigdemont se ha referido a la entrada del PSC en el gobierno del ayuntamiento de Barcelona y lo ha hecho para mostrar por un lado su "respeto" y, por otro, su "sorpresa" por el hecho de que Colau haya acabado pactando con el "establishment" del PSC que ha gobernando el municipio durante 30 años.
En cualquier caso ha dicho respetar esa decisión: "Cuando uno es alcalde, se confronta con la realidad y debe asumir su responsabilidad y hacer gobernable la ciudad".