Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Puigdemont reivindica un Estado propio y acusa al Gobierno de "ahogar y humillar" a Cataluña

El nuevo presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, ha asumido el cargo este martes reivindicando un Estado propio, que ha defendido como factible --"imposible es solo una opinión"--, y ha acusado al Gobierno de "ahogar y humillar" a Cataluña.
Lo ha dicho en el acto de toma de posesión de su cargo como 130 jefe del Ejecutivo catalán, donde no ha citado explícitamente al líder de C's, Albert Rivera, pero sí implícitamente, asegurando que son una palabras de un líder "próximo" territorialmente pero no ideológicamente.
En el acto, celebrado en el Saló Sant Jordi del Palau de la Generalitat, también ha cargado contra el Estado por tener a Cataluña "ahogada y humillada" financieramente.
Además, ha criticado que el Gobierno central tiene a Cataluña desatendida en inversiones y menosprecia su identidad, y ha concluido que, para aplicar las mejoras que tiene pensadas para los catalanes, la Generalitat necesita "herramientas" que vayan más allá de las de una autonomía.
Entre los asistentes a la ceremonia han estado el ministro de Interior en funciones, Jorge Fernández Díaz, y la delegada del Gobierno en Cataluña, Llanos de Luna.
Puigdemont ha afirmado que su objetivo es mejorar las condiciones de vida y trabajo de la gente; garantizar la calidad de sus servicios públicos; la calidad de su medio ambiente y el compromiso de Cataluña con la solidaridad internacional.
Sin embargo, ha añadido que mirando "a los ojos de la gente" hay que admitir que estos objetivos no pueden cumplirse con una Cataluña autonómica, refiriéndose a su voluntad de avanzar hacia la declaración de un Estado catalán en 18 meses.
NO DE "CUALQUIER FORMA"
En alusión también a la independencia de Cataluña, ha prometido que no la hará de "cualquier forma", sino desde la estabilidad y la serenidad, y también trabajando para que cada día más gente se implique en el proyecto soberanista.
"Garantizaremos la solvencia jurídica de todas las decisiones que tomaremos. Consolidaremos la mayorías fundamentales que lo hagan posible y la estabilidad del Govern", se ha comprometido, y ha concluido que no hay nada que le motive tanto como responder a las expectativas de la gente.
GAZIEL Y UN POETA TURCO
Acompañado por el expresidente Artur Mas y la presidenta del Parlament, Carme Forcadell, Puigdemont ha acabado su intervención con otra cita, en este caso del periodista Gaziel: "Soy falible pero insobornable. Asumo el encargo del Parlament con un gran honor".
El nuevo presidente ha acabado el discurso con el tradicional 'Visca Catalunya', y esta vez ha evitado el 'Visca Catalunya Lliure' que si utilizó el domingo ante el pleno de la Cámara catalana tras ser investido con los 62 votos de JxSí y los 8 de la CUP.
Era habitual en Mas recurrir a metáforas marineras para explicar la situación de Cataluña, y Puigdemont ha advertido de que él no es marinero y no las utilizará, pero sí ha citado un poema del turco Nazim Hikmet: "Lo más bonito del mar es aquello que no hemos navegado".
Ha vuelto a tener palabras de agradecimiento para Artur Mas, afirmando que asume el cargo consciente de la dignidad con la que lo han ejercido sus predecesores, "en especial" el ya expresidente.