Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Quiroga critica la "escenificación de un esperpento" y proclama que "la España de las autonomías es la mejor"

Ensalza la "gran responsabilidad" con la que actúa Rajoy y es partidaria de sumar "fuerzas" con el PSOE, pero rechaza "un frente españolista"
La presidenta del PP vasco, Arantza Quiroga, ha constatado este lunes que Cataluña está viviendo "la escenificación de un esperpento" en el "cada uno" de los implicados actúa según "sus miedos" y "con sus estrategias" sin pensar en una sociedad catalana "desmoronada y en situación de quiebra" sin que "nadie" exija "responsabilidades".
Quiroga se ha pronunciado en este sentido en el marco del desayuno informativo de 'Fórum Europa. Tribuna Galicia', después de trascender que el independentismo catalán condiciona su respaldo a la votación alternativa del 9-N ideada por el presidente catalán, Artur Mas, a que haya unas elecciones plebiscitarias en tres meses.
Al respecto, la líder del PP vasco ha señalado que "muchas de las cosas" que han ocurrido en los últimos meses en Cataluña ya se vivieron en Euskadi "con el Plan Ibarretxe". "Sabemos lo que es llevar a una sociedad hacia la frustración y hacia un callejón sin salida, y lo que eso deja de poso, de enfrentamiento", ha remarcado.
En esta coyuntura, ha manifestado su deseo de que Cataluña "vuelva a la normalidad cuanto antes". "No sé si con unas elecciones o no, pero cuanto antes mejor", ha reflexionado, antes de manifestar que no solo la sociedad catalana, sino que también la española necesita que "uno de sus motores" esté "a tope" lo más pronto posible.
Pese a su "preocupación" y la de los suyos por la situación en Cataluña, ha reivindicado la actitud del presidente estatal, Mariano Rajoy. "Creo que ha actuado con gran responsabilidad, con una visión de Estado que es la que necesitamos", ha subrayado, convencida de que es "esa mano tendida" la que va a garantizar "salir de esto".
Por otra parte, sobre sería partidaria de articular un frente españolista para responder con unidad al independentismo, ha rechazado la contraposición de "frentes" convencida de que "no es la solución" sino que provocaría "más confrontación".
Sí se ha mostrado a favor de "sumar fuerzas" con el PSOE, pero ha matizado que para ello hay que tener "claro" que ambas formaciones "comparten la misma postura", un extremo que, a su juicio, resulta dudoso en el caso de los socialistas.
"SENTIDO DE ESTADO"
A lo largo de su intervención, Quiroga ha realizado continuas llamadas a la "cooperación" y a la necesidad de entender que la "unión" es compatible con la "diversidad". Así, ha manifestado que "ha llegado el momento" de que los gobiernos autonómicos "asuman" que son Estado y, en consecuencia, de "exigir a las autonomías sentido de Estado".
Convencida de que "se equivocan" quienes piensan que "el futuro de España es una especie de pequeños países independientes adosados", ha cargado contra la "idea" que, a su entender, intentan transmitir de forma continuada los nacionalistas en relación a que "Madrid impone" o "no deja" dar determinados pasos.
Lejos de ello, con independencia de que haya que "ajustar" lo que "no ha funcionado", se ha reafirmado en que "la España de las autonomías es la mejor", y sobre el planteamiento socialista de reformar la Constitución para articular un modelo federal, ha advertido de que "los nacionalistas nunca se conformarán".
"Esto yo lo he hablado con (el lehendakari Íñigo) Urkullu. Yo soy vasca y creo también que hay transferencias pendientes, el problema es que él no se queda ahí", ha esgrimido, para advertir de que España no puede planificar su futuro "pensando en contentar a los nacionalistas". Así, ha rechazado "sacar modelos de la chistera" para "diferenciarse" del PP.
Quiroga también ha rechazado ejercer de "correa de transmisión" de las peticiones nacionalistas y ha defendido que el PP vasco tiene "su propio criterio", para añadir que lo que traslada al Gobierno central es aquello que considera que es "lo mejor" para Euskadi, que puede "coincidir o no" con los postulados del gobierno de Urkullu.
ESTRATEGIA
En su intervención, Quiroga también ha constatado que Urkullu sigue "una estrategia diferente" de puertas afuera de Euskadi en relación a Cataluña, diciendo que "están a la economía" y que no van a ir por la vía catalana. "Suena bien, pero luego la realidad es otra", ha advertido.
Así, ha señalado que dentro de la comunidad, los nacionalistas insisten "día a día" en lo "malo" que es Madrid, que "no deja" desarrollar determinadas competencias ni "respeta" el Estatuto de Autonomía".
Frente a esa estrategia de "confrontación", ha apelado a la colaboración y ha rechazado que una recentralización de competencias sea "la solución" para los problemas educativos. "Las comunidades ejercen bien las competencias educativas, el problema es cuando se intenta ideologizar desde las aulas", ha señalado.
PODER EN VITORIA Y DIPUTACIÓN DE ÁLAVA
Sobre la disposición de los populares al pacto para mantener el poder en el ayuntamiento de Vitoria y la Diputación de Álava, Quiroga ha rechazado "andar hablando de estrategias políticas para políticos que nadie entiende" y ha subrayado que el PP es "capaz de llegar a acuerdos" y que hay "margen para el diálogo", pero lo primero es "ganar las elecciones".
Sobre la polémica en la que se vio envuelto el alcalde de la capital alavesa, Javier Maroto, al sugerir que inmigrantes argelinos y marroquíes vivían gracias a las ayudas sociales autonómicas, Quiroga ha replicado que lo que hicieron los populares es alertar de supuestas irregularidades en la gestión de esta renta de garantía de ingresos mínimos.
"Cada vez hay más personas con necesidades y solidaridad sí, pero no abusos", ha advertido Quiroga, quien ha denunciado que, en el marco de estas ayudas, hay "70 millones que se pagaron de forma indebida", y que el Gobierno vasco ha "eliminado ayudas a la conciliación", mientras plantea "abrir una reflexión a las de natalidad".
DEFENSA DEL CONCIERTO ECONÓMICO
Por otra parte, ha defendido el concierto económico vasco "reconocido por la Constitución española", al tiempo que ha admitido que se trata de "un blanco fácil" por parte de autonomías que atribuyen a Euskadi "una falta de solidaridad".
Frente a ello, ha esgrimido que el concierto económico "es una responsabilidad" porque, si bien ha reconocido que en momentos de bonanza puede suponer "un impulso mayor", no ocurre lo mismo cuando bajan los ingresos. "Ahí nos quedamos con lo que tenemos, no tenemos el colchón del Estado", ha aseverado.
Del mismo modo, ha insistido en que es "perfectamente legal" y que "da un encaje" a Euskadi. "No sé porque otras comunidades no han optado por esta vía, también se lo ofrecieron a Cataluña y dijo que no", ha recordado.