Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Radicales antisistema convocan una "concentración" en Madrid en apoyo a los okupas de Barcelona

Se citan el domingo en Tirso de Molina e ilustran sus mensajes con imágenes de los disturbios ocasionados en la ciudad condal
Radicales antisistema están difundiendo a través de las redes sociales e Internet una convocatoria para el próximo domingo en Madrid para manifestar apoyo a los okupas de Barcelona desalojados del llamado 'Banc Expropiat', que ha derivado en tres noches de enfrentamientos contra la policía.
"Convocamos a toda la gente que quiera manifestar su solidaridad con las personas que participaban del CSO Banc Expropiat (Barcelona) - desalojado el 23 de mayo -", dice la breve convocatoria. La concentración tendrá lugar en Tirso de Molina (Madrid) el domingo 29 de mayo. "¡Que no se sientan solas!", añade el llamamiento.
La convocatoria se ha fijado a las 13 horas en la citada plaza madrileña y ya está siendo anunciada en distintas cuentas de twitter en las que se pueden leer mensajes como "si nos tocan a uno, nos tocan a todos".
En una de las webs en las que se está dando publicidad a la iniciativa se muestra una fotografía en la que se aprecia un coche particular volcado fruto de los disturbios de Barcelona. En otra de ellas se aprecia en cambio un vehículo de la policía autonómica atacada.
Tras el desalojo, los radicales han protagonizado diversos incidentes en Barcelona contra la Policía Autonómica catalana y han causado destrozos en el mobiliario urbano del barrio así como a vehículos particulares, un kiosko o un camión de la limpieza municipal, entre otros bienes.
Desde alguna de las webs en las que se está instando a la concentración del domingo se carga contra la gestión de Ada Colau y denuncian "el lado del que se encuentra ahora mismo el ayuntamiento socialdemócrata de Barcelona, y las prácticas represivas de las que hace gala".
Los okupas habían permanecido en ese lugar gracias a que el ex alcalde de Barcelona Xabier Trias decidió pagarles el alquiler. El edificio desalojado era propiedad de una sociedad que, al dejar de percibir un pago por el alquiler del inmueble ocupado, denunció y la justicia le dio la razón. El desalojo llevado a cabo por los Mossos d'Esquadra se realizó a instancias de un juez.