Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Rafael Vera se querellará contra Garzón por "prevaricación"

El anuncio de querella se produce a raíz de la decisión tomada el pasado miércoles por el Tribunal Europeo de Derechos Humanos, que sentenció que España no violó el Convenio Europeo de Derechos Humanos por la presunta parcialidad del juez Baltasar Garzón en el juicio contra Rafael Vera por el secuestro en 1983 de Segundo Marey, aunque censura la actuación del magistrado.

De hecho, el texto señala que "la imparcialidad del juez de Instrucción nº 5 (de la Audiencia Nacional española) podría estar en entredicho" por las "relaciones personales conflictivas" y la "enemistad manifiesta" entre el demandante y el magistrado, después de que éste reabriera la instrucción del caso cinco días después de abandonar el Gobierno.

A la espera para recibir la sentencia

Vera está a la espera de que el próximo día 12 el Tribunal Europeo le envíe oficialmente la sentencia para hacer efectiva su querella. Explicó que, aunque recibió un oficio que le comunicaba que la decisión se tomó el 1 de diciembre y él ya la conoce por lo aparecido en la prensa, aún no la ha recibido.

"Enemistad manifiesta"

Vera recordó que los siete magistrados del Tribunal han atestiguado la "enemistad manifiesta" de Garzón hacia él, que le parece "evidente".

A este respecto, concretó: "Habíamos tenido diferencias en el Ministerio del Interior porque él quería el mando de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado que se dedicaban al combate contra la droga cuando él era el delegado" en la materia.

"Él rivalizó conmigo, porfió conmigo", añadió, "y el ministro José Luis Corcuera y el propio presidente Felipe González se negaron en redondo al traspaso. De ahí viene todo el problema; luego saltó al juzgado, sacó el hacha de guerra y empezó su afán de revancha. El primero que se llevó por delante fue a mí, pero no con la pretensión de acabar conmigo, sino con la de acabar con el presidente del Gobierno". A.V.