Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Rajoy ofrece a Bachelet el apoyo del Gobierno tras el terremoto en Chile y expresa sus condolencias por las víctimas

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, le ha expresado a la presidenta de Chile, Michel Bachelet, todo el apoyo del Ejecutivo español tras el fuerte terremoto registrado al norte del país, así como la solidaridad de todos los españoles y las condolencias por los fallecidos.
Rajoy ha enviado un telegrama a Bachelet en el que señala su "profundo pesar" por las noticias que llegan desde el país americano, el terremoto de 8,2 grados de intensidad que ha causado la muerte de seis personas en Iquique y Alto Hospicio.
"Quiero poner inmediatamente a su disposición los recursos disponibles de mi Gobierno para atender las necesidades que se le presenten", señala Rajoy en el telegrama.
El presidente expresa a Bachelet "todo el apoyo y la solidaridad" de su Gobierno y de todos los españoles por lo ocurrido y le pide que traslade las condolencias a los familiares de las víctimas.
El terremoto de 8,2 de magnitud en la escala de Ritcher que este martes se registró en el norte de Chile ha dejado al menos seis muertos y ha obligado a evacuar a 900.000 personas a lo largo del territorio nacional.
La última víctima mortal de la que se ha tenido conocimiento es un miembro del Cuerpo de los Bomberos de Chile que ha fallecido a causa de un paro cardio respiratorio en la ciudad de Iquique, una de las zonas más afectadas, cuando manejaba un vehículo bomba.
El terremoto ha tenido hasta el momento más de veinte réplicas. El seísmo, de magnitud 8,2, ocurrió a las 0:46 hora española del martes y tuvo su epicentro en el Océano Pacífico, a 86 kilómetros al noroeste de la ciudad de Iquique y a unos 20 kilómetros de profundidad, tras lo cual hubo un tsunami de olas menores.
El movimiento telúrico provocó incendios, derrumbes en carreteras e inundaciones en el borde costero, que evocaron el devastador terremoto de magnitud 8,8 y el potente tsunami de hace cuatro años que dejó más de 500 muertos.