Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Rajoy y Cameron acuerdan "aislar" a Gibraltar del resto de asuntos de la agenda bilateral

Policías y Guardias Civiles protestan por la tensión en la VerjaInformativos Telecinco

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, planteó al primer ministro de Reino Unido, David Cameron, "aislar" el asunto de Gibraltar del resto de temas bilaterales y seguir manteniendo la buena relación entre ambos países, según informaron fuentes conocedoras del encuentro, quienes precisaron que Cameron se mostró favorable a esa propuesta.

Este fue uno de los planteamientos que realizó la pasada semana el jefe del Ejecutivo español al premier británico durante las conversaciones bilaterales que mantuvieron aprovechando que ambos se encontraban en la reunión del G-20 en San Petesburgo.
Según aseguró el propio Rajoy, durante las dos conversaciones --una en la noche del viernes y otra en la mañana del sábado-- que habían mantenido ambos mandatarios en la ciudad rusa se habían "sentado las bases para un diálogo" sobre Gibraltar y precisó que habían quedado en "seguir conversando".
La pasada semana era la primera vez que Rajoy y Cameron se veían después de haber hablado telefónicamente el pasado 7 de agosto, después de que España tomara medidas restrictivas y de mayor control en la frontera con Gibraltar a raíz de que el Ejecutivo de la colonia británica lanzara bloques de hormigón con ferralla que impiden la pesca en la Bahía a los pescadores de Algeciras.
Pragmatizado en conflicto
Las fuentes consultadas por Europa Press aseguran que con las conversaciones de la semana pasada se ha "pragmatizado" el conflicto, ya que el planteamiento de Mariano Rajoy fue el de "aislar" la cuestión de Gibraltar del resto de las relaciones bilaterales que mantienen España y el Reino Unido, con el objetivo de no contaminarlas.
El punto central del diálogo con Cameron sobre Gibraltar fue este, según las mismas fuentes, ya que el jefe del Ejecutivo considera que ese problema está ahí y se resolverá en un futuro, pero no quiere empañar el resto de la relación a cuenta de un asunto que tiene siglos de antigüedad.
Tal vez por este motivo, señalan los consultados, Rajoy no planteó en estos encuentros que se establezca de inmediato un marco de negociación sobre la soberanía del Peñón. "Es evidente que ahí hay un problema, que nadie tiene interés en tener problemas, y es evidente que hay que dialogar", resumió Rajoy en su rueda de prensa del sábado al ser preguntado por sus conversaciones con el premier británico.
De hecho, en el Gobierno español no hay ningún interés por que las relaciones bilaterales se deterioren teniendo en cuenta, sobre todo, la relación comercial y económica que hay con Reino Unido, el principal emisor de turistas hacia nuestro país, además de ser un importante inversor y de que la relación comercial ha ido creciendo en los últimos años. Además, es necesario mantener una buena relación por otras cuestiones internacionales, en estos momentos, por ejemplo, la situación de Siria, sobre la que hay que estar consultándose continuamente.
Tampoco a Reino Unido le interesa deteriorar el contacto con España. Las fuentes consultadas recuerdan el interés de los británicos por obtener apoyos en la Unión Europea para poder mantener un esquema propio en determinadas políticas como Justicia e Interior, es decir, para poder seguir siendo miembros "atípicos" de la Unión Europea.