Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Rajoy pide a Maduro que reconsidere la Constituyente y recuerda que no se descartan "medidas adicionales"

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha pedido este viernes al presidente venezolano, Nicolás Maduro, que "reconsidere" la convocatoria de la Asamblea Nacional Constituyente prevista para este domingo, y ha recordado que España seguirá los acontecimientos junto a sus socios europeos "sin descartar la adopción de medidas adicionales si pueden ser efectivas".
Rajoy ha abordado la situación de Venezuela durante su intervención inicial en la rueda de prensa que ha ofrecido para hacer balance del curso político, tras el último Consejo de Ministros antes del verano.
Su alusión a "medidas adicionales" remite a lo que planteó recientemente el ministro de Exteriores, Alfonso Dastis, a sus colegas europeos, a los que planteó la posibilidad de explorar sanciones "individuales y selectivas" si finalmente se forma la Constituyente.
El jefe del Ejecutivo ha manifestado su "profunda preocupación" por la situación que vive el país, que ha calificado como "en un punto crítico", después de "tres meses de protestas, más de cien muertos, cientos de heridos, miles de detenidos, violenta represión, violación de los Derechos Humanos y detenidos llevados ante tribunales militares".
Rajoy ha hecho hincapié en que la Asamblea Constituyente que saldrá de las elecciones de este domingo es "rechazada por la mayoría de la población", y en que la convocatoria se ha hecho "sin un amplio consenso previo" y "no respeta criterios democráticos esenciales" --las elecciones no serán por sufragio universal directo, sino que contempla un voto por sectores--.
Por eso, ha dicho que el Gobierno, igual que "todos los países miembros de la UE, los países de la región y numerosas organizaciones internacionales, pide al Gobierno de Venezuela que reconsidere la situación".
Rajoy ha remarcado que el Gobierno español quiere "una solución democrática, pacífica y negociada a la crisis venezolana" y que esa solución debe pasar por el fin de la violencia, el respecto al derecho de manifestación pacífico, la separación de poderes, la legitimidad de la Asamblea Nacional "elegida democráticamente", la elección de medidas humanitarias urgentes para hacer llegar ayuda a la población más necesitada.
ELECCIONES QUE RESPETEN EL SUFRAGIO UNIVERSAL
También, ha dicho, por la celebración de "elecciones libres, democráticas y transparentes, respetuosas con el principio de igualdad de voto y el sufragio universal que devuelva la palabra al pueblo venezolano".
En este contexto, ha defendido que España "ha estado siempre y estará a la vanguardia de la defensa de la democracia y los derechos humanos en Venezuela", y lo ha demostrado dando su apoyo a un diálogo "urgente, sincero y efectivo que condujese a un amplio acuerdo respetuoso con la legalidad".
Por eso, ha asegurado que el Ejecutivo está "liderando en la UE una respuesta firme ante deterioro progresivo" de la situación en el país, en el que viven 600.000 europeos, de ellos casi 200.000 españoles.