Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Rajoy cree que hay tiempo para que Obama visite España antes de dejar la Casa Blanca, aunque admite que no está fijada

El jefe del Ejecutivo en funciones, Mariano Rajoy, considera que aún hay tiempo para que el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, visite España antes de que termine formalmente su mandato, el 20 de enero de 2017, pero ha reconocido que tal viaje no esta fijado.
En una entrevista en RNE recogida por Europa Press, Rajoy ha relatado que, en una de las últimas veces que se han visto, Obama le insistió en que quería visitar España.
El jefe del Ejecutivo ha asegurado que no sabe si la visita está sin fijar a la espera de que se forme nuevo Gobierno, ya que el suyo está en funciones, pero sí ha reconocido que en estos momentos la prioridad es otra, que es la formación de un gobierno estable cuanto antes.
Por otro lado, ha insistido en su mensaje al régimen venezolano subrayando que para este país quiere "lo mismo que para España": democracia, libertad, derechos humanos, libre empresa, un buen modelo de bienestar, estabilidad y normalidad.
Así, ha pedido la excarcelación de los presos políticos, una situación que considera "increíble" en el siglo XXI y ha destacado que el opositor Leopoldo López "no ha hecho nada para estar en la cárcel y ya lleva un tiempo allí".
La situación política, ha dicho, no es buena, y además la crisis económica, por la caída del precio del petróleo, está dañando a "muchas capas de la población", así que ha pedido a los políticos, sobre todo a los del "régimen" de Maduro, que trabajen para solucionar la situación.
Por último, se ha referido al nuevo presidente argentino, Mauricio Macri, y ha recordado que siempre ha tenido buena relación con él, puesto que ya le acompañó en mítines en Buenos Aires en 2004 y 2008.
Con todo, aunque ha reconocido que esas cosas "ayudan", lo importante para la relación es que los primeros pasos que ha dado son "positivos para los argentinos en su conjunto". Por eso, se ha mostrado convencido de que España tendrá unas relaciones "magníficas" con el nuevo Gobierno argentino, como ya las tiene con su pueblo.