Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Rajoy dice que Zapatero es una "estatua de sal" al recurrir de nuevo a Irak

El presidente del PP, Mariano Rajoy, ha reprochado hoy al jefe del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, que lleve de nuevo al debate político la guerra de Irak, ya que al hacerlo se convierte "en una estatua de sal" que siempre mira al pasado.
Rajoy, en la réplica a Zapatero durante el debate sobre los acuerdos de la última Cumbre de la UE, celebrada la semana pasada, ha acusado al jefe del Ejecutivo de decir "lo contrario" de lo que "todo el mundo" dice sobre el modo de actuar del Gobierno en la toma de decisión de la retirada de las tropas de Kosovo.
Al hacerlo, según Rajoy, pudiera suceder que Zapatero "está en lo cierto" y "todo el mundo equivocado", o bien que "tiene un pequeño problema".
"Y no vuelva a hablar de Irak. Se ha convertido usted en una estatua de sal, y así nos va", ha respondido Rajoy, quien ha vuelto a escuchar desde las filas socialistas, tanto del portavoz del grupo parlamentario, José Antonio Alonso, como del propio Zapatero, alusiones a la participación española en aquella guerra.
Rajoy ha sentenciado que el Gobierno, en lo que se refiere al modo de actuación sobre las tropas en Kosovo, "lo ha hecho rematadamente mal", como lo prueban, ha apuntado, los telegramas del embajador español ante la OTAN.
Respecto a las alusiones del presidente del Gobierno al conflicto de Perejil, el líder del PP ha pedido a Zapatero que aclare qué haría él "si alguien invade territorio español".
También ha contestado los comentarios del jefe del Ejecutivo sobre las "luchas fratricidas" que el PP madrileño mantiene por el control de Caja Madrid, lo que para Zapatero resulta "un espectáculo lamentable".
El líder del PP, tras solicitar que "habrá problemas" con las entidades financieras y que por ello quiere un procedimiento de actuación transparente, ha respondido con la situación de Caja Castilla-La Mancha, de cuya situación los ciudadanos se han enterado "por los medios de comunicación".
En alusión al jefe del Gobierno, Rajoy ha manifestado: "Pida responsabilidad al -presidente de la caja- Juan Pedro Hernández Moltó y diga cuál es la verdadera situación en Caja Castilla-La Mancha", que podría fusionarse con la andaluza Unicaja ante su déficit patrimonial.
La vivienda ha sido otro asunto de fricción entre Zapatero y Rajoy. El líder del PP ha dicho que "los hechos" y "el balance objetivo" del Gobierno del PSOE es que "nadie se puede comprar una vivienda, que no se dan créditos, que no se pueden pagar las hipotecas y que hay un enorme parón".
Igualmente ha rechazado que Zapatero acuse al PP de "ausencia de propuestas" económicas, ya que el grupo socialista ha impedido en el Congreso que se debatieran las que ha registrado.
Rajoy ha dejado claro que no será "coartada ni cómplice de su desastrosa política económica".