Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Rajoy advierte de que ante el independentismo "no son aceptables las equidistancias" y hará cumplir la ley

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha advertido de que ante el reto independentista catalán "no son aceptables las equidistancias" y ha reiterado que el Ejecutivo hará cumplir la ley a las instituciones catalanas, porque sigue "contando con todos los instrumentos" para ello pese a estar en funciones.
Rajoy se ha pronunciado así ante la Junta Directiva del PP, reunida en Madrid, en un mensaje dirigido a quien "todavía no tengan claro" un criterio ante la situación en Cataluña y las intenciones del nuevo presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont. "No son aceptables las equidistancias. No es lo mismo quien quiere liquidar unilateralmente las leyes que quien cumpliendo con su obligación defiende las leyes que son producto de la voluntad de la mayoría de españoles", ha dicho.
El dirigente 'popular' ha elegido el asunto catalán para abrir su intervención ante la dirección de su partido, en la que ha reiterado los mensajes que ya adelantó el domingo tras ser elegido Puigdemont como sucesor de Artur Mas: "No se va a abrir ningún proceso constituyente, ni a crear estructuras al margen de las legítimas del Estado y como dije, no dejaremos pasar ni una sola situación que vaya contra la unidad, la soberanía, la ley o las decisiones de los tribunales".
Rajoy ha dejado claro que el Gobierno tiene atribuciones suficientes para "defender los grandes principios constitucionales" pese a encontrarse en funciones y ha agradecido el apoyo recibido de PSOE y Ciudadanos al respecto, "al menos hasta el presente momento", ha puntualizado. Su intención es "intentar" mantener ese consenso para dar una "respuesta proporcionada siempre" pero necesaria ante "cualquier actuación" que suponga una vulneración de la Constitución, el Estatuto de Autonomía o el resto de las leyes.
En este punto, el presidente ha afirmado a quien "todavía no lo tenga claro" que no cabe la "equidistancia" en este debate y ante la defensa de la unidad, la soberanía nacional y la igualdad de los españoles ante la ley.
DIÁLOGO Y FIRMEZA
Rajoy ha asegurado que apuesta por el diálogo y la moderación en política, pero también ha subrayado que no le faltará al Gobierno "firmeza ni determinación" para exigir el cumplimiento de la ley si el nuevo gobierno autonómico pretende poner en marcha la declaración soberanista aprobada por el Parlamento catalán y anulada por el Tribunal Constitucional, según afirmó Carles Puigdemont en el debate de investidura.
Mariano Rajoy no ha comentado el contenido de ese primer discurso del presidente catalán, elegido "tras un cúmulo de despropósitos", pero ha recalcado que esa resolución ha sido anulada por ser contraria a la legalidad "y porque supone una clara violación de los derechos de los españoles".
"El Estado funciona siempre. La democracia tiene la misma fortaleza de siempre, con independencia de que el gobierno esté o no en funciones", ha zanjado.