Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Rajoy comunicó la pasada semana a Urkullu su interés por reunirse con él, pero aún no hay fecha

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, comunicó la pasada semana, por carta, al lehendakari, Iñigo Urkullu, su interés por reunirse con él. Además, le transmitió su intención de fijar una fecha para el encuentro a la vuelta de las vacaciones de verano.
Según han manifestado a Europa Press fuentes conocedoras de la misiva, el presidente del Gobierno central ha dirigido un escrito a Urkullu en el que le manifiesta que él también está interesado en mantener una reunión, tal y como le ha solicitado el presidente vasco.
La comunicación, sin embargo, no establece fecha para la entrevista, aunque sí asegura que se fijará una cita "a la vuelta del verano". A día de hoy, todavía no se ha concretado la jornada en la que ambos mandatarios se reunirán.
EL LEHENDAKARI LO PIDIÓ EN JULIO
Iñigo Urkullu remitió, a mediados del pasado mes de julio, una nueva carta al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, en la que le emplazó a reunirse con él con el fin de abordar, de "manera bilateral" y consensuada, "una verdadera política de Estado".
El lehendakari planteó a Rajoy la necesidad de realizar una reflexión conjunta "con vocación de gestionarla", no sólo sobre el tema de pacificación y normalización, sino también sobre otras cuestiones como el autogobierno "en un modelo de estado diferente".
Urkullu pretende que la agenda incluya la "recentralización" del Estado, con la "invasión competencial", y tratar asuntos pendientes como la liquidación del Cupo, la renovación de la Ley de Concierto Económico, las competencias pendientes de transferir, las infraestructuras comprometidas --como el TAV-- o el Aeropuerto de Foronda.
Ésta no ha sido la única misiva enviada por Urkullu a Rajoy. El lehendakari le había transmitido en anteriores ocasiones la necesidad de fijar un encuentro.