Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Rajoy, sobre casos de corrupción: "No me gustaría castigar a un inocente por quedar bien ante la ciudadanía"

El presidente del Gobierno en funciones y candidato del PP-A a la reelección, Mariano Rajoy, ha afirmado este viernes que no le gustaría "castigar a un inocente" acusado de corrupción "por quedar bien ante el conjunto de la ciudadanía", al tiempo que ha pedido reflexionar sobre el hecho de que los jueces tengan "cuatro o cinco años" para decidir si alguien es culpable o inocente y que a los políticos se les pida que se conviertan en jueces y tengan que decidir "en 24 horas por lo que se ponga en la portada de un periódico".
En una entrevista con Canal Sur Televisión, recogida por Europa Press, Rajoy ha dicho que hay que ser contundentes contra la corrupción pero también "justos". "No se puede jugar con el crédito que tienen las personas y convertirlas en supuestamente sospechosas de algo que no acabaron haciendo", ha añadido el 'popular', quien también ha reconocido que se ha sentido "defraudado" por gente de su partido, aunque ha rehusado dar nombres. "¡Qué más da!", ha añadido.
En este contexto, ha indicado que ha apartado a muchas personas de sus cargos públicos y del partido y que no se siente responsable político de ningún posible caso de corrupción en sus filas. "Yo a quien nombro más directamente es al Gobierno y al secretario general, y no creo que haya nadie en mi Gobierno (responsable de algún caso) por más que haya tenido que dimitir alguna persona", ha apuntado.
Preguntado en este punto sobre la dimisión del exministro de Industria José Manuel Soria, a raíz de conocerse que fue administrador de una sociedad en el paraíso fiscal de Jersey, el presidente del Gobierno en funciones ha dicho que se trató de "un asunto de una empresa privada de hace veintitantos años y que "nadie le ha acusado de nada, no va a ningún tribunal, no le ha llamado a declarar ningún juzgado, ni tampoco la Inspección de Hacienda".
Sobre si cree que en las urnas le pasará mayor factura los casos de corrupción o las medidas difíciles que han tenido que tomar durante la crisis, se ha mostrado convencido de que la ciudadanía hace un balance "de conjunto", fruto de una "visión global". "Hemos pasado una etapa difícil, nos ha tocado bailar con la más fea, hemos tenido errores y aciertos, y los casos de corrupción se han dado en nuestra fuerza y también en otras", ha explicado.
RECLAMA UNA "SOLUCIÓN RÁPIDA" TRAS EL 26J
En clave electoral, ha reclamado una "solución rápida" a la situación de después del 26J y ha insistido en la necesidad de alcanzar "una gran coalición" o, en caso contrario, dejar gobernar a la lista más votada. En su opinión, "no podemos vivir otra etapa como en los últimos meses, como un candidato que ha pasado un mes largo reuniéndose, no se sabe a qué efectos, y al final hemos hecho un pan con tortas".
Ha advertido al resto de partidos de que si no apoyan al PP tendrán que respaldar a Podemos "porque otra alternativa no hay y eso tendrán que explicárselo a los españoles". Para Rajoy, los vetos no tienen sentido en democracias "avanzadas y modernas", insistiendo que "el gran cambio" que debe producirse es que "tras 40 años puedan entenderse los grandes partidos, como pasa en Alemania, Austria u otros países de la UE".
Preguntado sobre si existe un "síndrome Moncloa" y si está preparado para volver a convertirse en "el ciudadano Rajoy", en el caso de que no sea elegido nuevamente presidente del Ejecutivo central, ha respondido que "por supuesto que estoy preparado" y que él es un ser humano. "Aunque haya gente que piense que somos especimenes, yo soy un ciudadano, con mis cosas buenas y con bastantes cosas malas, con alguna virtud y muchísimos defectos", ha relatado.
Por último, sobre si cree que para llegar al Gobierno de la Nación hay que ganar en Andalucía, ha sentenciado que "entonces llego". Con todo, ha dicho que se encuentra con "ganas e ilusión" y que está preparado para volver a convertirse en el presidente del Ejecutivo.