Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Rajoy llama a dignificar el ejercicio de la política para no dar pábulo a los populismos

Asegura que se viven "tiempos de cambio en el mundo" pero ese cambio no será completo "sin libertad en Venezuela"
El presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, ha reconocido este martes que hay desafección de la ciudadanía hacia el sistema de partidos y ha recalcado que la tarea que tienen por delante es "reivindicar la labor del político" y "dignificar el ejercicio de la política" porque "lo contrario dará pábulo al populismo", cuyos "males ya" se conocen.
Así se ha pronunciado en la inauguración del seminario 'Vargas Llosa: cultura, ideas y libertad' que se celebra en Casa de América con motivo del 80 aniversario del Nobel peruano Mario Vargas Llosa. La atención mediática al inicio del foro la han acaparado tanto José María Aznar como Rajoy, ya que se trata de la primera vez que ambos coinciden en público desde el Comité Ejecutivo del PP que se celebró el 21 de diciembre tras las generales, en el que el exjefe del Ejecutivo pidió un congreso abierto del partido.
Rajoy ha posado en el photocall con Mario Vargas Llosa, Aznar, el expresidente de Chile Sebastián Piñera, el expresidente de Colombia Andrés Pastrana, el expresidente de Uruguay Luis Alberto Lacalle y el expresidente colombiano Álvaro Uribe. El expresidente socialista Felipe González ha llegado después para pronunciar la conferencia de cierre.
SOLIDARIDAD CON LOS PRESOS POLÍTICOS EN VENEZUELA
En su discurso, Mariano Rajoy ha reiterado su "compromiso" con la libertad y ha recordado que él fue el primer presidente en recibir a las esposas de los presos políticos venezolanos Leopoldo López y Antonio Ledezma, a los que ha querido recordar desde este seminario "con afecto y solidaridad".
Es más, ha señalado que su Gobierno ha otorgado permiso de residencia en España a los que están siendo "injustamente acusados judicialmente por ejercer el periodismo independiente", que podrán "seguir defendiendo la libertad desde España". También ha recordado que a los padres de Leopoldo López les ha dado la nacionalidad española para que su hijo "deje de preocuparse por ellos desde la cárcel".
Rajoy ha admitido que se viven "tiempos de cambio en el mundo" --citando lo que está pasando en Argentina o Cuba-- pero ha subrayado que en América Latina "el cambio no será completo sin libertad en Venezuela", donde hay "quienes están intentando detener la marcha de la libertad" en ese país pero "no podrán con la determinación de los venezolanos". "Debemos apoyarles una y otra vez para que no decaiga su esperanza", ha dicho.
VARGAS LLOSA Y SU LUCHA CONTRA EL POPULISMO
El jefe del Ejecutivo en funciones ha elogiado la trayectoria de Vargas Llosa, quien no se ha contentado con leer el libro del mundo aceptándolo tal cuál es sino que ha querido "transformarlo mediante la fuerza creadora de la palabra". Según ha añadido, han sido 80 años dedicados a "los valores del compromiso, la disciplina, el esfuerzo, la perseverancia y el trabajo" y "siempre denunciado lo arbitrario y luchando contra las dictaduras y los populismos".
En este acto de reconocimiento a Vargas Llosa, Rajoy ha querido recordar a Cervantes, cuyo cuarto centenario se celebra este año. En concreto, ha señalado que en el prólogo de la segunda parte de 'El Quijote' dijo que "no se escribe con las canas sino con el entendimiento, el cuál suele mejorarse con los años".
"Vargas Llosa que nació en el siglo XX es un pensador fundamental para el siglo XXI porque si el estilo es el hombre, es el coraje sin ambages y la lucidez combativa", ha apostillado, para destacar después que el escritor peruano cree en la libertad "sin hipocresía". "La libertad no puede encasillarse ni en ideologías ni en fronteras porque es una sola, es un valor supremo y universal", ha indicado.
Parafraseando a Felipe VI, Rajoy ha dicho que España es "una nación americana" y ha destacado que esa naturaleza "dual" de España como país europeo y latinoamericano está en el carácter que él ha querido imprimir durante su mandato al frente del Ejecutivo. De hecho, ha destacado que en estos últimos años se ha concedido la nacionalidad a más de medio millón de latinoamericanos.