Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Rajoy iniciará el curso político en un acto en Soutomaior (Pontevedra) el próximo 31 de agosto

El acto, inicialmente previsto para el sábado, se traslada al domingo por compromisos del presidente en Bruselas
La localidad pontevedresa de Soutomaior, en concreto el recinto del castillo, acogerá el próximo 31 de agosto, por octavo año consecutivo, el acto con el que el PP, con Mariano Rajoy a la cabeza, acompañado de docenas de cargos y militantes, inaugura el nuevo curso político, según han confirmado a Europa Press fuentes del partido.
El acto, que inicialmente estaba programado para el sábado, se ha retrasado un día porque el presidente del Gobierno deberá estar previamente en Bruselas. Así, Mariano Rajoy acudirá a Soutomaior el domingo, para presidir un acto que comenzará a las 11.00 horas. Según la organización, además de la intervención del líder del PP, se prevé que tomen la palabra el presidente gallego, Alberto Núñez Feijóo; el presidente de la diputación provincial, Rafael Louzán; y, previsiblemente, del alcalde de Soutomaior, Agustín Reguera.
En el acto de apertura del curso político en 2013, Mariano Rajoy centró su intervención en la superación de la crisis: subrayó que se había superado el riesgo de intervención del país, que las previsiones eran mejores que un año antes, e incluso aventuró que, un año después, anunciaría una bajada de impuestos en ese mismo escenario, en Soutomaior.
En la cita de 2014, con unas perspectivas que animan al Gobierno a ser más optimista, todo hace pensar que Rajoy no desaprovechará la oportunidad de defender su gestión y los resultados de las reformas llevadas a cabo.
Asimismo, este acto coincide con la polémica suscitada a raíz del planteamiento del PP para realizar una reforma electoral que permita la elección directa de los candidatos más votados como alcaldes. Esta propuesta ha generado rechazo en el PSOE y en otras formaciones de la oposición, por su contenido, y por el momento en que se ha puesto sobre la mesa, a escasos meses de la convocatoria de elecciones municipal