Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Rajoy marca "las directrices" en Valencia

La noche del martes al miércoles ha sido larga en el Partido Popular. El presidente de la Generalitat, Francisco Camps, le aseguró a la dirección nacional que cesaría a Ricardo Costa, quien por la mañana se había negado a dimitir en un comunicado. Sin embargo, en la reunión de la Ejecutiva Regional no se decidió nada del que aún era secretario general del partido en la comunidad valenciana. En Génova sabían que en esa reunión a Costa nadie le pidió dimitir. Y lo conocían, porque gente que pertenece a la dirección del partido en Valencia se lo contaba directamente a María Dolores de Cospedal, secretaria de Organización del partido. 
Es entonces cuando se produce un cruce de comunicados entre la dirección nacional del PP y la regional. Primero el PPCV asegura que respalda a Costa y le mantiene como secretario y portavoz en Les Corts. Después desde Génova se asegura que Francisco Camps le ha confirmado su marcha. Por último, Valencia "lamentaba el malentendido provocado por otros comunicados" y afirma que el Comité había aprobado por unanimidad el "respaldo a la gestión de Ricardo Costa como secretario general".
Esta mañana no han dejado de sucederse los mensajes contundentes desde la dirección nacional. La secretaria general, María Dolores de Cospedal, ha llegado a advertir a Ricardo Costa que su presencia en el Parlamento regional conllevarían "medidas disciplinarias". El coordinador de Presidencia y Relaciones Internacionales del PP, Jorge Moragas, ha advertido hoy mismo a Costa, que "mantener un pulso con la dirección nacional del partido es físicamente imposible" para un secretario regional.
Tras las lágrimas de Costa, Francisco Camps ha confirmado su cese. El presidente de la Generalitat ha cedido ante la presión de Mariano Rajoy y ha asegurado ante los medios que simplemente se ha llevado a la práctica la decisión tomada ayer en la Ejecutiva. Costa se ve como el “chivo expiatorio” que no quería ser. Solo. Nadie de la dirección se ha dirigido a él. Ni Mariano Rajoy, ni Cospedal se han dignado a hablar con el ya ex dirigente popular. Tanto es así que su comparecencia de este próximo viernes en Madrid le ha sido comunicada por el Comité de Garantías del PP.
Rajoy gana, de momento. El líder del partido se conforma con la marcha de Costa. Las voces críticas del partido no lo ven así. Consideran que esto solo se solucionará con un congreso extraordinario de los populares valencianos. Muchos zaplanistas están a la espera de recuperar el poder en la Comunidad Valenciana y desbancar a Francisco Camps, “a toda costa”.