Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Rajoy se propone evitar que Zapatero "haga más daño" y pide cambio de Gobierno

El líder del PP, Mariano Rajoy, junto a la presidenta de los populares catalanes, Alicia Sanchez Camacho, durante la clausura de la Escuela de verano del Partido Popular celebrada este fin de semana en Sitges (Barcelona). EFEtelecinco.es
El líder del PP, Mariano Rajoy, se ha propuesto hoy como uno de sus principales objetivos evitar que José Luis Rodríguez Zapatero "haga más daño" mientras esté al frente del Ejecutivo, y por ello, ha abogado de nuevo por un cambio de Gobierno.
La intervención de Rajoy en Sitges, sede este año de la Escuela de Verano de los populares, ha supuesto el primer viaje del líder del PP a Cataluña desde que se diera a conocer la sentencia del Tribunal Constitucional sobre el Estatut.
Sin embargo, su discurso de clausura se ha centrado casi al completo en la economía española y en el diagnóstico que él hace de la misma. Sólo en el tramo final ha hablado de la decisión del alto tribunal y de las repercusiones que ésta ha generado en el panorama político catalán.
Tras la intervención de la presidenta del PP de Cataluña, Alicia Sánchez-Camacho, muy crítica con el Govern tripartito y con CiU, Rajoy ha acusado a Zapatero de "jugar con el Estado como si fuera un mecano".
Ha dicho de él que se ha dedicado a engañar a todos durante el proceso de negociación del texto estatutario y que ahora, cuando después de cuatro años de deliberaciones ha habido sentencia, se dispone a pergeñar un "engaño más" en la interpretación que haga de la resolución del Constitucional.
Para contraponer su imagen con la de Zapatero en esta cuestión, el líder del PP ha abogado por instaurar "un proyecto común" que rechace el enfrentamiento y respete "los sentimientos de todos".
Fuera del marco del Estatut, un debate que para el PP no forma parte de las "preocupaciones de la gente", Rajoy ha reiterado que el "gran objetivo nacional", al menos para su partido, debe ser la creación de puestos de trabajo, y "todo lo demás palidece ante esta realidad".
Cuantos más empleos, mejor calidad de vida y más bienestar, ha explicado Rajoy antes de indicar que para lograr tales objetivos "no queda más remedio que cambiar los Gobierno responsables de las situaciones que se viven ahora en España".
Sin citar expresamente la exigencia para un adelanto electoral, como hizo hace cinco días en el debate sobre el estado de la nación, Rajoy ha reiterado la necesidad de que se consuma un cambio en el poder si de verdad lo que se quiere es crear empleo y recuperar a la economía.
El otro gran objetivo que el líder del PP se ha marcado hoy consiste en evitar que "Zapatero haga más daño a la gente mientras esté" al frente del Gobierno.
Un Gobierno del que ha añadido que "se ha negado a sí mismo" por culpa de su presidente, quien "se ha hecho una enmienda de totalidad" al anunciar y llevar a la práctica medidas que hace unos meses negaba, como la congelación de las pensiones o la preservación del Pacto de Toledo.
Con todo, el líder de los populares ha reconocido, en alusión a Zapatero: "No pensé que nunca viviera una cosa así; confieso que no estaba preparado para esto; es lo que nos ha tocado vivir y espero que no sea por mucho tiempo".
Según ha señalado, resulta preocupante que Zapatero pretenda implantar las políticas económicas a las que le "obliga" la UE con afirmaciones como las que hizo en el debate sobre el estado de la nación, cuando aseguró que continuaría con su programa de reformas y recortes "cueste lo que cueste" y le cueste lo que le cueste.
"Esto revela un tic autoritario -ha afirmado Rajoy- y conociendo al autor es para echarse a temblar; estaremos muy atentos para que no se lesionen más los derechos e intereses de los españoles".
Durante la intervención, el líder del PP ha puesto énfasis en recalcar que ahora más que nunca hay que mirar al futuro y actuar de modo responsable, aunque siempre con los pies en la realidad y reconociendo que "la herencia que va a dejar Zapatero será mala".
Rajoy ha mencionado las "crisis financiera y económica" que viven las entidades bancarias españolas y los ciudadanos en general.
En el primer caso la razón está en la "desconfianza" que genera el Gobierno con su "actuación errática e irresponsable"; en el segundo caso, el Ejecutivo, por no haber contado desde el principio con un plan global, ha generado una tasa de paro elevada y problemas de competitividad.
Rajoy ha recordado las propuestas de resolución que el PP defenderá en el Congreso el martes próximo. La que más aplausos ha suscitado es la prohibición del uso del velo integral en espacios públicos, un asunto que muchos consistorios catalanes han abordado.
La vicesecretaria de Organización del PP, Ana Mato, ha sido mucho más tajante en la petición para un adelanto electoral.
"Cuando un presidente -Zapatero- no cumple el programa, nos mete en una crisis institucional y económica, pide sacrificio pero él no se sacrifica y pierde la confianza de los ciudadanos, no puede seguir al frente de un país y tiene que convocar elecciones", ha dicho.