Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Rajoy dice que "referéndums, los justos", porque con lo importante no se juega

El presidente del Gobierno de España en funciones, Mariano Rajoy, ha lanzado este viernes en Teruel un mensaje de "tranquilidad" a todos los españoles tras el resultado del referéndum sobre la permanencia del Reino Unido en la Unión Europea, favorable al 'Brexit'. "No hay nada que temer", ha afirmado Rajoy, quien ha señalado que ahora se abrirá una negociación "ordenada" sobre las nuevas relaciones y que el primer objetivo es defender los intereses de los españoles en este proceso. Los fundamentos de España son "sólidos".
Ha aseverado que España puede "aguantar muy bien" las consecuencias del Brexit, tras lo que ha confesado que no quiere "pensar" qué hubiera ocurrido si el referéndum británico hubiera tenido lugar en 2011.
El resultado del referéndum "no es una buena", sino una "triste" noticia, ha reconocido el presidente, quien ha recordado que "el proyecto europeo es el más importante en mucho tiempo en el mundo", subrayando que "hasta ahora todo el mundo quería participar y entrar". Ha puntualizado que "la decisión que han tomado los británicos hay que respetarla".
Rajoy ha expuesto que "a partir de que los británicos nos comuniquen oficialmente que quieren irse, se inicia una negociación ordenada cuyo objetivo es ver cuáles van a ser las relaciones del Reino Unido con la UE los próximos años", indicando que "lo que tenemos que hacer ahora es defender los intereses generales de todos los españoles" en este nuevo contexto, añadiendo que "en el PP tenemos experiencia y si los españoles nos vuelven a dar su confianza lo haremos".
Ha dejado claro que "no vamos a autorizar nunca un referéndum sobre la autodeterminación de una parte de España en el que se niegue la posibilidad de decidir sobre lo que es su país al resto de los españoles", añadiendo que "queremos opinar todas y cada una de las comunidades, provincias y ciudades porque España es de todos y no de unos pocos".
El también presidente del PP ha aseverado que uno de sus objetivos es continuar garantizando la unidad de España "frente a quien la ataca" y defender la soberanía nacional "frente a quien quiere partirla y quitarle a la gente el derecho a decidir sobre su país". Ha apostado por la igualdad de todos los españoles.
De los referéndums ha opinado que "a la hora de convocarlos hay que pensárselo" porque "cuanto menos provocan divisiones en la sociedad y generar divisiones sobre temas importantes nunca es bueno", haciendo hincapié en que los gobernantes tienen "algunas obligaciones", una de las cuáles es que en las situaciones difíciles no deben "trasladar a los demás la decisión que le corresponde al propio gobernante".
"Referéndum los justos y pensando muy bien cuáles son las consecuencias de convocarlos y de ganarlos o perderlos", ha planteado Mariano Rajoy, recalcando que "con lo importante no se juega". Ha apelado a la prudencia, expresando que un gobernante debe saber qué decisiones tiene que tomar y cuándo.
"No conviene jugar con lo importante, las cosas hay que pensarlas, la prudencia suele ser una buena virtud y hasta que uno no esté seguro a la hora de tomar una decisión es mejor esperar", ha continuado el presidente.
LEGISLATURA COMPLEJA
Mariano Rajoy ha asegurado que la legislatura 2011-2015 ha sido "compleja", con "momentos complicados", en alusión a lo sucedido en Cataluña o "la presión" para que España aceptara el rescate de la UE, que hubiera conducido al país a una situación como la de Grecia, ha considerado, perdiendo la soberanía económica.
"Es el momento de apostar por políticas responsables, sensatas y no asumir riesgos innecesarios", anunciando que "no vienen tiempos fáciles, pero los que hemos pasado eran mucho más difíciles". "Si hacemos las cosas bien, yo garantizo que en España va a seguir habiendo, como ya hay desde 2014, una etapa de crecimiento económico y creación de empleo".
Ha avisado de que "ya no está en juego si gana el centro derecha o el centro izquierda, aquí lo que estamos debatiendo es otra cosa", ya que "han aparecido fuerzas radicales, extremistas, que quieren cambiarlo todo, nos pintan una España negra, no les gusta la Constitución, no sé si les gusta Europa, quieren hacer un referéndum para liquidar la soberanía nacional".
El presidente ha pedido a todos los que se sienten orgullosos de lo que se ha hecho en España en los últimos 40 años que se impliquen "a fondo" porque "España y Aragón no es cosas de cuatro o cinco dirigentes, es cosa de todos y todo el mundo puede aportar algo".
Ha llamado la atención sobre los votos cosechados por C's en varias provincias en las anteriores elecciones, subrayando que la formación naranja no obtuvo ningún escaño en algunas, pero sí esos votos "sirvieron para que cogieran un escaño PSOE o Podemos".
"No están las cosas ahora para tirar el voto, están para apostar, para que nos unamos todos los que pensamos igual en los temas importantes, los que creemos en la unidad de España, que todos los españoles son iguales en derechos y obligaciones, los que creemos en el proyecto europeo, en la economía y que la principal prioridad que tiene España es seguir con el crecimiento económico y creando empleo hasta la cifra de 20 millones de españoles trabajando con un puesto, cotizando a la Seguridad Social".
A colación, ha mencionado las encuestas preelectorales, que señalan que el PP va a ser la primera fuerza y la coalición Unidos Podemos la segunda. Ha puesto de relieve que "los radicales se han unido y eso, por el juego de la Ley Electoral, les beneficia".