Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Reconocimiento en ONU satisface a Cuba, pero rechaza liberar presos políticos

La ministra cubana de Justicia, María Esther Reus, el pasado jueves en Ginebra. EFEtelecinco.es
Cuba concluyó hoy en Naciones Unidas la evaluación de la situación interna de derechos humanos con una nota de satisfacción por el reconocimiento de los avances sociales en la isla, pero con un rechazo claro a las peticiones de que devuelva la libertad a los presos políticos.
La ministra cubana de Justicia, María Esther Reus, destacó el "enfoque de cooperación y diálogo constructivo y respetuoso" con el que se desarrolló el examen de Cuba y señaló que su Gobierno aceptaba 60 de las recomendaciones presentadas por los países, que examinará otras 17 y que objetaba unas pocas.
Estas últimas corresponden a declaraciones y recomendaciones realizadas por algunos países europeos, Israel y Canadá en relación a limitaciones a las libertades de conciencia, expresión y asociación, a la persecución de aquellos que intentan ejercerlas, a la situación de los presos políticos, así como a solicitudes para que los libere.
La ministra Reus sostuvo que Cuba las rechazaba debido "a su naturaleza incompatible con el ejercicio del derecho a la libre determinación del pueblo cubano, porque no pondremos en juego nuestra soberanía ni los ideales de la Revolución".
En declaraciones a Efe, la ministra explicó que la posición de Cuba de rechazar los llamamientos a liberar a los presos políticos "tiene que ver con el concepto. En Cuba no existen presos políticos, existen presos, existe un grupo de personas que han cometido actos delictivos y han sido sancionadas por ello".
"Esas personas están bajo el mismo régimen y en la misma situación que cualquier ciudadano que comete un delito y se les liberará cuando cumplan su sanción" o "cuando obtengan su libertad condicional", afirmó.
En general, Reus consideró que la evaluación de Cuba en el Consejo de Derechos Humanos de la ONU fue "muy positiva porque hubo un intercambio respetuoso, que nos ha permitido exponer nuestras experiencias y escuchar los criterios de otras delegaciones".
Por otra parte, entre las recomendaciones que Cuba afirmó que estudiará y sobre las que responderá antes de junio próximo están la de ratificar e implementar lo más pronto posible los pactos de Naciones Unidas sobre los Derechos Políticos y Civiles, y sobre los Derechos Económicos, Sociales y Culturales.
También figuran la referida a sumarse al Estatuto de Roma que creó la Corte Penal Internacional, a emitir una invitación permanente a los expertos de derechos humanos de la ONU para que visiten la isla, así como a permitir que también observadores independientes de otras organizaciones entren a Cuba.
Otras recomendaciones que indicó que estudiará son: reducir el número de delitos que conllevan la pena de muerte, considerar su abolición completa, establecer un sistema de revisión de sus prisiones por parte de la ONU, entre otros.
El delegado de Amnistía Internacional en Ginebra, Peter Splinter, sostuvo que la "verdadera prueba" del examen de Cuba será la manera en que responde a ese grupo de recomendaciones que por el momento no ha aceptado ni rechazado.
En cambió, consideró "desafortunada" la posición de Cuba de rechazar la liberación de presos políticos o los llamamientos "a respetar derechos humanos fundamentales", como los de conciencia, expresión y reunión.