Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Rescatan a un cubano que pasó 25 días en una balsa de espuma de poliuretano

Fotografía cedida por el Servicio de Aduanas y Protección de Fronteras (CBP) de Estados Unidos, donde se aprecia una una balsa construida con espuma de poliuretano (gomaespuma) que llevaba a un ciudadano cubano que al parecer estuvo flotando 25 días en el mar y que fue rescatado cerca de la costa de Florida. EFEtelecinco.es
Un cubano que al parecer estuvo flotando 25 días en el mar sobre una balsa construida con espuma de poliuretano (gomaespuma) fue rescatado cerca de la costa de Florida, informaron hoy agentes del Servicio de Aduanas y Protección de Fronteras (CBP) de Estados Unidos.
El hombre, cuyo nombre y edad aún no se han revelado, fue detectado por agentes del CBP que patrullaban el mar Caribe en un avión.
Los agentes observaron lo que parecía ser un pequeño bote a 80 kilómetros al sur de Marathon, en los cayos de Florida, en el extremo sur del estado, indicó el CBP en un comunicado.
Pero al aproximarse descubrieron que se trataba de una balsa de unos dos metros de eslora construida con espuma de poliuretano y madera, en la que viajaba un individuo con apenas una botella mediana de agua.
La tripulación de un avión del CBP coordinó una operación de rescate y guió a los guardacostas de Estados Unidos, sobrevolando aproximadamente 3,5 horas, hasta la zona donde estaba el hombre en la balsa.
El cubano fue transferido a un barco de los guardacostas y tras un examen médico preliminar se determinó que sufría de una deshidratación severa.
El hombre informó a las autoridades estadounidenses que salió de La Habana a mediados del pasado junio.
Según un convenio migratorio suscrito entre Cuba y Estados Unidos, los cubanos que son interceptados en el mar, aunque sea a pocos metros de la orilla, deben ser repatriados.
Sin embargo, de acuerdo con una ley de Estados Unidos, aquellos que logran pisar tierra pueden permanecer en este país y al cabo de un año obtener la residencia.