Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Residencias de ancianos, garajes o casetas se transforman en colegios electorales

Los miembros de la mesa sobrellevan las largas horas de esta jornada con un radiador eléctrico y una estufa de queroseno, que hace el aire irrespirable. Durante hora y media sufrieron esta mañana, además, un corte de luz, que les impidió seguir utilizando el radiador y que los dejo prácticamente a oscuras. Es un ejemplo de los sorprendentes lugares donde se instalan los colegios electorales en Oza dos Ríos.
La dispersión de la población, mayoritariamente rural, obliga a buscar puntos intermedios, cercanos a la mayoría de los vecinos, por lo que en muchos casos no se pueden utilizar los locales sociales existentes. En otra parroquia de Oza dos Ríos, en Porzomillos, la mesa electoral se instala desde hace años en un alpendre particular, situado detrás de una casa en cuyo bajo hay una cafetería. En otra parroquia han recurrido a una novedosa solución: instalar el colegio en el interior de una caseta de obra.
La medida se adoptó en el último momento, cuando el bajo de la casa donde habitualmente se montaba la mesa se inundó. Muchos vecinos que acudían esta mañana a votar se mostraban indignados, mientras que otros veían "muy práctica" la medida adoptada por el Ayuntamiento. Quienes han tenido muy fácil acceso al voto han sido los 150 ancianos residentes en el Hogar de San Roque, en Lugo. La mesa quedó instalada en la portería del edificio, a escaso metros del comedor donde esta mañana, como cada día, disfrutaban de un desayuno. Esto les ha permitido ejercer sus derecho a voto muy temprano, y con mayor facilidad que cuando vivían en sus domicilios.