Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Responsables de la Policía Nacional y Local, Guardia Civil y Casa Real abordan la seguridad del 8 de febrero

Responsables de la Policía Nacional y Local de Palma, de la Guardia Civil y un miembro de la seguridad de la Casa Real se han reunido esta mañana en la Delegación del Gobierno de Baleares para abordar el dispositivo que se desplegará el próximo 8 de febrero, con motivo de la declaración como imputada de la Infanta Cristina, para garantizar que la jornada transcurra sin incidencias.
Así lo han informado a Europa Press fuentes de la Delegación del Gobierno, que han precisado que el encuentro ha durado unos veinte minutos y que se trata de reuniones protocolarias y rutinarias que se llevan a cabo de forma habitual. Al término de la misma también ha estado presente la delegada, Teresa Palmer.
Asimismo, han apuntado que el hecho de que estuviera presente un responsable de la Casa Real es "normal" cuando un miembro de la Zarzuela se desplaza a las islas, en esta ocasión como consecuencia de la citación de la hija menor del Rey don Juan Carlos por presunto delito fiscal y de blanqueo de capitales ante el juez instructor del caso Nóos, José Castro.
La Policía Nacional debe, además, estudiar los puntos de riesgo existentes en las inmediaciones de los Juzgados de Via Alemania y adoptar las suficientes medidas de seguridad que pasen, entre otros aspectos, por impedir posibles agresiones debido al lanzamiento de objetos, tal y como ya se planteó en el caso de las dos declaraciones de Iñaki Urdangarin, en febrero de 2012 y 2013.
De forma paralela, entre las cuestiones que deben concretarse de cara a la comparecencia de la Duquesa se encuentra la forma en que la imputada deberá bajar la cuesta de aproximadamente 40 metros cuadrados que separa la calle de la entrada trasera a los Juzgados, es decir, si deberá hacerlo en coche o a pie. Su marido descendió andando en las dos ocasiones en que ha acudido a declarar ante el juez Castro.
En este caso, es el juez decano de Palma, Francisco Martínez Espinosa, quien tendrá la última palabra en base a los requerimientos de seguridad que plantee de la Policía.
Precisamente, de cara a la primera declaración del Duque, el decano de los jueces de Palma decidió que accediera en coche y no a pie, tras valorar los requerimientos sobre seguridad planteados desde la Jefatura Superior de Policía. Así, acordó, con carácter "excepcional y por estrictas razones de seguridad", autorizar al Duque a acceder en vehículo a la sede judicial de Via Alemania, si bien Urdangarin optó finalmente por hacerlo andando.
LAS DOS CITACIONES DE URDANGARIN
En las dos ocasiones en que Urdangarin ha hecho presencia en los Juzgados así como otros fines de semana en los que se ha producido una especial expectación mediática, el ha acordado habilitar un dispositivo especial de seguridad para garantizar el normal funcionamiento del juzgado de guardia, teniendo en cuenta que tanto en sábado como en domingo las dependencias judiciales de Via Alemania estarán cerradas al público.
Del mismo modo, tampoco se ha permitido el acceso de los medios de comunicación al interior del edificio sino que se ha habilitado un espacio para ellos en el aparcamiento de los Juzgados, junto a la puerta de acceso al edificio. Para la primera declaración del Duque, había acreditados más de 120 periodistas de 60 medios de comunicación, procedentes, entre ellos, de México, Chile, Portugal, Francia, Alemania y Reino Unido.