Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

(Resumen) Mas persiste en la consulta y cree que Cataluña ya "no confía" en el Estado

Sólo ERC aplaude su discurso porque ve blindada la consulta en 2014
El presidente de la Generalitat, Artur Mas, ha dejado claro en su intervención este miércoles en el Debate de Política General que mantiene su hoja de ruta, con rumbo a una consulta de autodeterminación en 2014, y ha puesto de manifiesto que Cataluña ya "no confía" en el Estado.
Ante el pleno del Parlament, Mas ha cargado contra la actitud "tan perdonavidas como ignorante" del Gobierno central, y ha asegurado tener la percepción que hay una clara mayoría de ciudadanos catalanes que abogan por el 'derecho a decidir'.
Ha dicho que trabajará "incansablemente" para que en el próximo año se celebre una consulta --lo que ha aplaudido ERC-- y desea que se haga de forma acordada con el Estado o, como mínimo, en un marco de tolerancia, y en ausencia de conflicto jurídico entre la Generalitat y el Gobierno.
Si el diálogo con el Estado no es posible y no hay ninguna manera de cerrar un acuerdo, ha dicho: "Estoy dispuesto a utilizar como presidente todos los instrumentos democráticos y legales" para lograr que los catalanes puedan decidir su futuro, entre ellos las elecciones plebiscitarias.
"No es el escenario que deseo ni es el mejor", pero lo haría como último recurso, ha recalcado.
"Estoy dispuesto a llegar hacia este punto --las plebiscitarias--, como último recurso, si se pretende silenciar la voz e impedir el voto de los catalanes" y no se puede celebrar una consulta de autodeterminación de forma legal y acordada con el Estado.
Sobre el final de la legislatura, también ha dicho: "Acaba en 2016 si no decido convocar elecciones anticipadas, como hice en el año anterior".
También ha dejado claro que no hay que "expulsar" a las minorías del proceso que en su opinión ha iniciado Cataluña a su autodeterminación, y que no deben obstaculizar el camino que las mayorías han decidido emprender de forma democrática y pacífica.
INDICIOS DE RECUPERACIÓN
En cuanto a la coyuntura económica, Mas se ha mostrado prudente ante la afirmación de que la crisis es pasado y ha sostenido que, "aunque es pronto para decirlo con rotundidad", hay indicios positivos de haber tocado fondo la destrucción de empleo.
Ha anunciado que no habrá nuevos recortes en los Presupuestos de 2014, que espera presentar este año, y ha confiado en que "lo antes posible" empiecen a revertir los ajustes de los últimos años.
También ha dicho que el Govern aprobará durante las próximas semanas un código ético y se ha comprometido a restituir la paga doble a los empleados públicos en 2014 si el Estado le compensa el impuesto de depósitos bancarios.
Tras el discurso de Mas, la 'número 2' de ERC, Marta Rovira, ha expresado su satisfacción con la intervención del presidente, porque ve blindada la consulta de autodeterminación: "En el 2014 acompañaremos al presidente para hacer todo lo que esté en nuestras manos", ha afirmado.
PSC y PP han criticado a Mas: los socialistas lo han tildado de "auténtico disparate", puesto que su hoja de ruta no descarta unas plebiscitarias si el Estado no autoriza una consulta.
El PP ha expresado su profunda decepción ante las ansias independentistas del presidente, y Jordi Cañas (C's) ha considerado que con su discurso, Mas ha visualizado que es un "presidente bomba" que atenta contra el bien común de los catalanes.
ICV-EUiA ha instado al Govern a concretar "entre todos" la hoja de ruta con la consulta y la CUP ha lamentado que Mas se haya olvidado de los más débiles de la sociedad, que están sufriendo duramente la crisis.