Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Ribó reitera que un representante público investigado por corrupción tiene "motivos suficientes" para dimitir

El alcalde de Valencia, Joan Ribó, ha reiterado este jueves que un representante público investigado por corrupción tiene "motivos suficientes" para dimitir y dejar su cargo. "Cuando un juez investiga a un cargo público por corrupción hay motivos suficientes para que deje el cargo, sobre todo, cuando estamos hablando de un tema de blanqueo de dinero", ha expuesto.
El responsable municipal ha indicado que "se trata de una cuestión de ética y de moral" que "nos afecta a todos" y "a la capacidad de la Generalitat y del Ayuntamiento de Valencia para negociar sus intereses en instancias superiores", teniendo en cuenta "la avalancha de casos de corrupción" que afectan a la ciudad.
"No es bueno para Valencia", ha dicho, a la vez que ha apuntado que hay "determinadas informaciones que dicen que" por esos asuntos "nos cuesta más negociar con Europa o negociar con Madrid como consecuencia del conjunto de casos que se están viviendo aquí". "Hay una sonrisa o algún comentario que indica que los papeles de Valencia son mirados de una manera diferente. Eso no es bueno para Valencia y es consecuencia directa de todos los mecanismos de corrupción que están apareciendo", ha agregado.
Ribó se ha pronunciado de este modo, en declaraciones a los medios de comunicación, antes de comenzar el pleno ordinario de febrero celebrado en el consistorio valenciano, preguntado por la rueda de prensa convocada por la exprimera edil y senadora territorial del PP, Rita Barberá, la primera tras la 'Operación Taula', en la que un juez investiga a nueve de los diez concejales del PP en el Ayuntamiento de Valencia, a exediles y asesores y exasesores de su equipo de gobierno en la anterior legislatura.
Joan Ribó ha considerado que es "es imprescindible que el Partido Popular haga una limpieza seria, la que corresponde cuando nueve de los diez concejales del Ayuntamiento de Valencia están investigados".
En cuanto a Rita Barberá, el primer edil ha aseverado que tendría hacer "lo que le dice la inmensa mayoría de los miembros de su partido, excepto --el presidente--, Mariano Rajoy". Así, ha afirmado que "tienen que dar las explicaciones correspondientes y ponerse a disposición de los tribunales" y ha declarado que es "imprescindible para la dignidad de esta ciudad, de la que fue durante 24 años alcaldesa" ya que "lo que ella haga todavía afecta a esta ciudad".
Por otro lado, durante el pleno, el alcalde ha insistido en la misma idea y ha apuntado que "en el momento en el que un juez declara como investigado, un término eufemístico para hablar de lo que antes era un imputado, y en esas circunstancias, una persona que se dedica a la política debería presentar su dimisión". Ha precisado que eso no tiene "nada que ver con la presunción de inocencia".
"PRESUNCIÓN DE INTELIGENCIA"
Ribó ha destacado que ése ha sido un modo de actuar que ha aplicado su partido, Compromís, cuando "no el juez sino la UCO --de la Guardia Civil-- ha llamado como investigado" a uno de sus representantes, en alusión al diputado provincial y vicepresidente tercero de la Diputación de Valencia, Emili Altur. Ha resaltado que éste ha puesto su cargo "a disposición del partido" y que se está ante "formas distintas de actuar".
El alcalde ha pedido así que además de "presunción de inocencia, haya presunción de inteligencia" y ha subrayado que los nueve concejales 'populares' del consistorio mantienen su condición de investigados tras declarar ante el juez que instruye la causa abierta a partir de la 'Operación Taula'.
El primer edil ha hecho estas afirmaciones en el pleno en respuesta al ruego formulado por el edil del PP Félix Crespo, que ha pedido en nombre de este grupo que se respete "la presunción de inocencia" cuando durante el debate político que se produce en el pleno se haga alusión a la investigación abierta. Ribó se ha negado a ver la político como "algo negativo" porque ése es "un planteamiento del franquismo" y ha apelado a la "honorabilidad de la política" porque con ella se "defiende el bien común".
Crespo ha dicho que "uno puede decir lo que quiera" atendiendo a sus "sentimientos políticos" y a la "ironía" y la "crítica política" que quiera emplear en sus intervenciones pero ha insistido en que se respete la "presunción de inocencia" y la "tutela procesal". Ha pedido que un "órgano colegiado" como es el pleno municipal lo tenga en cuenta y que quien lo dirige lo vigile, también en favor de la "honorabilidad" de los afectados, más si se trata de "un tema subjudice".
"DERECHOS DE LAS PERSONAS"
"La crítica política no pasa por encima de los derechos de las personas" y de la "dignidad de las personas". De este modo, el representante 'popular' ha apelado a "la necesidad de garantizar derechos fundamentales que nos asisten como personas" y ha reclamado que se tenga en cuenta que los ediles y asesores investigados tienen "familias y un entorno que sufre más de lo que se puede imaginar".
Félix Crespo ha reclamado que en "el debate político se evite llegar a determinadas críticas de mal gusto como la de contar billetes de 500 euros" y ha criticado que se quiera "destruir a un grupo municipal" --el del PP-- si esperar a "una sentencia judicial".
Durante el la sesión plenaria, el concejal de Movilidad Giuseppe Grezzi ha aludido a la situación de investigados de los ediles del PP, en concreto, de Alberto Mendoza, al que le ha dicho cuando el interrumpía "aproveche el turno, igual en el pleno que viene no está". Pere Fuset también ha mencionado la imputación del exvicealcalde, Alfonso Grau, detenido el pasado lunes, en el caso Nóos.
En respuesta a Crespo también, el primer teniente de alcalde y portavoz del PSPV, Joan Calabuig, que ha presidido el pleno, ha considerado que el pleno se ha desarrollado con "normalidad" y ha apuntado que no puede "interrumpir cuando dicen algo que no me gusta".