Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Riobóo reivindica que Bescansa "mostró su acuerdo" con él para debatir en Podemos Galicia las alianzas para las gallegas

Esgrime que los "documentos de Vista Alegre" avalan que siga y acusa a Gómez-Reino de ser quien "no" quiso difundir el pacto de En Marea Censura las "contradicciones" de los cargos electos que pidieron grupo propio y ahora dejan que la dirección de "Madrid decida" en Galicia
Esgrime que los "documentos de Vista Alegre" avalan que siga y acusa a Gómez-Reino de ser quien "no" quiso difundir el pacto de En Marea
Censura las "contradicciones" de los cargos electos que pidieron grupo propio y ahora dejan que la dirección de "Madrid decida" en Galicia
El secretario general de Podemos Galicia, Breogán Riobóo, asegura que "el día a día sigue siendo como hasta ahora", antes de que la dirección estatal de su partido crease un equipo técnico para pilotar la renovación del consejo ciudadano gallego y del comité de garantías, pero reconoce "trabas" a su labor que, al cabo, tacha de "presiones". Hasta ahora, se han traducido en declaraciones públicas de dirigentes y en una petición telefónica, minutos antes de anunciar la disolución de los órganos de dirección, del secretario de Organización, Sergio Pascual, en la que le "invitó a mostrar disposición a participar de una decisión", la de dejar su cargo, con la que el naronés no está "de acuerdo".
"No es una cuestión de que no quiera dimitir, es que no debo. Primero, porque los documentos que aprobamos 85.000 personas en Vista Alegre dicen que no debo dimitir; y segundo, porque la política del chantaje y de la presión creo que es algo de lo que Podemos tiene que huir", ha manifestado, en una entrevista concedida a Europa Press, en la que ha concluido que el "desencadenante" de su situación ha sido el impulso del debate interno. Al respecto, ha asegurado que la secretaria de programas estatal, la gallega Carolina Bescansa, le "mostró su acuerdo", en contraposición a las declaraciones de Pablo Iglesias.
Cuando hace un año se eligieron los órganos de dirección de Podemos Galicia, Breogán Riobóo contó con el apoyo presencial de la propia Bescansa. Preguntado por si la compostelana está en desacuerdo con la decisión de Pablo Iglesias y de Sergio Pascual para que se aparte de la Secretaría General, Riobóo ha contestado que ella le "mostró su acuerdo en el planteamiento de poder debatir y poder decidir conjuntamente" la ruta de Podemos Galicia para las autonómicas.
"Me dio su acuerdo a la hora de debatir y decidir conjuntamente", reiteró, sin aclarar más sobre el posicionamiento de Bescansa, al ser repreguntado por si ella estaba en desacuerdo con las decisiones que se han adoptado contra él, que también se han traducido en obstáculos de comunicación con la militancia.
"Son una serie de trabas que, al final, implican reiventarse en el día a día, innovar y seguir con las funciones, con ilusión y con más ganas aún después de hacer 18 reuniones comarcales en las que la gente me muestra su apoyo", ha expuesto. Riobóo Lois ha agregado que "independientemente de las presiones", él sigue con su "trabajo" y, prueba de que sigue manteniendo sus funciones, ha esgrimido que este mismo miércoles siguió recibiendo correos internos del consejo ciudadano estatal (del que es miembro nato por su cargo), al margen de la media "absurda del grupo de Telegram" del que fue eliminado.
SU FUTURO
"Creo que no es algo que me toque pensar ahora mismo, porque como digo, a día de hoy, sigo siendo secretario general y habrá que ver de qué manera se quiere hacer esa renovación del consejo ciudadano y del consejo de garantías", ha advertido, en otro momento de la entrevista con Europa Press, sobre las garantías del proceso impulsado. En todo caso, ha considerado que, pese a ser "algo" que no tiene que "valorar a día de hoy", si "el día de mañana hay nuevas elecciones", "no" descarta que "pueda participar en ellas".
En sus diferentes respuestas, Breogán Riobóo lamentó hasta en cinco ocasiones lo que él ha tildado de "maniobra calculada", en alusión a las diez últimas dimisiones que se produjeron en el consejo ciudadano autonómico y que dejaron a este órgano con 16 miembros más su secretario general, es decir, una persona menos de la necesaria para mantener su quórum y, por ende, seguir constituido.
"Bueno, yo no sé quién la urdió, pero me parece curioso que, entre esas diez personas que dimitieron, haya cargos públicos que salieron con En Marea y que en la campaña electoral defendían la capacidad de tener grupo parlamentario propio y, en cambio, se prestaron a esa maniobra calculada para que la capacidad de decisión de Galicia quede en el olvido y sea Madrid la que decida", ha advertido, con respecto a la hoja de ruta para las elecciones autonómicas y a que Pablo Iglesias aseguró, tras las generales, que Podemos Galicia seguiría con En Marea para las gallegas.
"Creo que son cuestiones contradictorias, que no entiendo --ha continuado--. Me parece curioso, y por eso hablo de maniobra calculada, que García Buitrón y Noemí Martínez sean hoy miembros de un equipo técnico que ha sido puesto a dedo". "Son cosas llamativas y que dan la sensación de que esto estaba más que calculado", ha aseverado, antes de admitir que "se puede decir" que fue pactado entre dimisionarios y dirección estatal.
Riobóo, que ha tachado de "vergüenza" que el equipo técnico de ocho personas no respete un mínimo del 40 por ciento de mujeres, ha observado también que el hecho de que en él "estén exclusivamente secretarios municipales de ciudades y no del rural" es otra muestra de que "no se sabe muy bien cuál es la idiosincrasia gallega".
En cuanto a la labor, ha prevenido a la gestora de "arrogarse competencias que no tiene", porque la secretaría general, ha remarcado, "es la que tiene capacidad de seguir marcando la línea política". "Arrogarse funciones que no le competen, creo que es una muestra más de que las cosas no se están haciendo bien", ha avisado.
Riobóo ha vuelto a creer "muy curioso" que a él lo hayan cuestionado por impulsar un debate y ahora la gestora hable de una futura asamblea en la que se aborden las alianzas. "De ahí mi incomprensión de lo que está ocurriendo y de que haya personas que se presten a eso", ha sentenciado.
"DESENCADENANTE"
Para Riobóo, "el desencadenante" de su situación actual radica en que él haya defendido "el derecho a decidir sobre todas las cosas como concurrir a unas elecciones autonómicas", por ello, ha indicado, "hay sospechas", no sólo de él personalmente sino de otros miembros de la formación que se las han "trasladado", de que hay algún pacto entre las organizaciones que conforman la coalición En Marea que él desconoce.
"Si esto (el debate interno) es lo que hace que de alguna manera se dé esta situación, con una maniobra calculada, va en contra de los principios de Podemos de poder decidir en cada uno de los territorios, de la plurinacionalidad que defiende. Cuando esto ocurre, queda una sospecha de que algo tiene que haber en algún sitio que no se sepa para que no se pueda hablar y debatir de esto en Galicia", ha expuesto.
Preguntado por vincula esta reflexión con la integración de En Marea en el grupo confederal del Congreso, ha mencionado que "últimamente también son muchas las voces que hablan de la constitución de un nuevo partido en Galicia, por ejemplo, (..) similar a lo que propone Ada Colau en Cataluña".
ACUERDO POLÍTICO
Tras serle mostrado el acuerdo político de la coalición En Marea al que tuvo acceso Europa Press antes de la campaña, y preguntado por si como secretario general no tuvo ese documento o algo muy similar, Riobóo ha dicho que "en su día" recibió "un acuerdo político que en principio sentaba las bases de lo que tenía que ser" la coalición (en un primer vistazo coincidente con el mostrado).
"Yo mostré mi voluntad de enviarlo a las bases, a la gente inscrita, y hubo una diferencia política al respecto con el secretario político de Podemos Galicia anterior (el ahora diputado Antón Gómez-Reino), que entendía que no era un documento para poder enviar. (...) Me quedé a la espera de que me hiciesen llegar el último acuerdo para ver de qué manera hacerlo llegar a los inscritos de Podemos Galicia y la realidad es que nunca más recibí ninguna información al respecto", ha relatado.