Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Rioja avisa de que no está en disposición de asumir el "despilfarro" de la "cara dura" de otras comunidades

El presidente del Gobierno riojano, Pedro Sanz, ha afirmado esta mañana que "sin duda" La Rioja no está en disposición de asumir el "despilfarro" de otras Comunidades Autónomas.
Ha apuntado que "lo que no puede ser que unas comunidades autónomas no hagan ajustes en sus administraciones o en sus servicios, y quieran que las demás les paguemos sus no ajustes", porque eso se llama "insolidaridad, y en algunos casos lo llaman cara dura".
Sanz ha realizado estas manifestaciones, preguntado por los periodistas acerca de la posibilidad de aplicar el artículo 155 de la Constitución por parte del Gobierno central, en una comparecencia de prensa en la que ha realizado un balance de lo que va de año y en la que ha plasmados objetivos de futuro.
NO ESTAMOS EN EL ARTÍCULO 155
Ha manifestado que la propia Constitución "establece que si un Gobierno plantea una dejación en la prestación de servicios, el Gobierno de España tiene la obligación de utilizar el artículo 155 para prestar ese servicio". De todos modos, "no estamos en eso, y tampoco le he oído hablar al Gobierno de España hablar del artículo 155".
El jefe del Ejecutivo riojano ha afirmado que "aquí hay una cuestión muy clara, y es que todas las Comunidades Autónomas deben saber que el Consejo de Política Fiscal y Financiera es el órgano donde se marcan las políticas de carácter económico, pero el Consejo de Política Fiscal y Financiera es un órgano colegiado, y por tanto, toma las decisiones por la mayoría".
Aún así, ha apuntado que sería bueno que se tomasen por "unanimidad", pero "las Comunidades que en un momento determinado se van del Consejo, o se abstienen o votan en contra, no quiere decir que no tengan la obligación de cumplir con los acuerdos que allí se adopten, sino que tienen que cumplirlos a rajatabla".
En este punto, Sanz ha recordado que "el sistema de financiación que tenemos en este país, es un sistema con los mismos criterios de las comunidades del PSOE, impuesto por un Gobierno socialista", y del que esta Comunidad "votó en contra del sistema de financiación en el Consejo de Política Fiscal y Financiera"; y ahora "tenemos la obligación de asumir ese sistema de financiero, que no fue por unanimidad, a diferencia del que se acordó con Aznar".
NI TELEVISIONES NI EMBAJADAS
Sanz ha añadido que "cada uno tiene el deber y la obligación de ajustar su administración a sus posibilidades económicas, y saber en qué normas de juego se mueve; y con esas normas de juego, trabajar". "A mi me gustaría, a lo mejor, tener una televisión autonómica como tienen otras comunidades, y hemos renunciado a tenerlas, como embajadas por muchos sitios", por lo que "cada uno debe amoldarse a sus gastos".
"Lo que no puede ser es que a mi me den más para que se lo quiten al otro", ha añadido Sanz, para a continuación afirmar que "la lealtad, la solidaridad, la unidad de acción, la cohesión y los mensajes de unidad ante la Unión Europea y los mercados, son claves, y si alguien ha despilfarrado por encima de sus posibilidades, tendrá que asumir ese Gobierno, ese despilfarro".