Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Rita Barberá sigue con su 'annus horribilis': Explicaciones sobre la operación Taula un año después del 'caloret'

La exalcadesa de Valencia Rita Barberá sigue estos días su particular 'annus horribilis'. El próximo domingo, la capital del Turia vivirá la tradicional 'Crida' de las Fallas, donde hace un año la veterana política 'popular' se convirtió en protagonista con su alocución en "valenciano" que acuñó el concepto de 'caloret faller'. Hoy, la actual senadora ha comparecido ante los medios para dar explicaciones tras el estallido de la Operación Taula, en la que están investigados los que fueran concejales de su equipo de gobierno.
Desde que trascendieran las investigaciones que la Unidad Operativa Central (UCO) de la Guardia Civil y un juez están desarrollando sobre un presunto blanqueo de capitales en el PP valenciano, la exprimera edil ha estado en el punto de mira. Esta misma semana, el instructor ha pedido certificación del aforamiento de Barberá al Tribunal Supremo.
Desde entonces, destacados miembros del PP nacional le han pedido que dé explicaciones públicas. El más contundente quizá, el portavoz del PP, Pablo Casado, que ha solicitado públicamente a Barberá que reflexione si ella "aporta algo" al partido al que pertenece porque "hay vida fuera de la política" en caso de que la respuesta sea no.
También algunos excompañeros de los 'populares' valencianos, como el expresident Alberto Fabra, quien ha llegado a reconocer que es "difícil creer" que la exalcaldesa no supiera nada de lo que sucedía en su grupo municipal.
Por su parte, el presidente del PP y en funciones del Gobierno, Mariano Rajoy, decía ayer mismo que había hablado con la política y que le había asegurado que es "inocente". Por eso, instaba a "esperar" y ver si es acusada "de algo", dado que el sumario es "secreto".
En su primera rueda de prensa tras saltar a la luz la investigación, Rita Barberá ha afirmado que "no ha contribuido ni ordenado ningún blanqueo de capital" en su grupo municipal y ha asegurado: "La alcaldesa nunca ha tenido caja B". Además, ha subrayado que "ni se plantea" dimitir.
La Operación Taula culmina, pues, un ejercicio muy complicado para Rita Barberá, que en las elecciones de 2015 dejó de tener la mayoría absoluta en el 'cap i casal' tras más de dos décadas sin rival al frente del Ayuntamiento valenciano.
'RITALEAKS'
Al mal resultado electoral, --que la llevó a renunciar a liderar la oposición en el consistorio-- se le unieron su implicación en algunas polémicas que afectaron a su imagen pública, en especial, las facturas publicadas en la web 'Ritaleaks', dadas a conocer públicamente por quien finalmente fue su sustituto en el consistorio, Joan Ribó, y que reflejan gastos del equipo de gobierno que están siendo investigados.
Sobre 'Ritaleaks', el Ayuntamiento de Valencia ha remitido recientemente a la Fiscalía Anticorrupción un informe ampliatorio sobre gastos de Rita Barberá entre 2009 y 2015, relativos a viajes, comidas en restaurantes, regalos y alojamientos, que había solicitado el ministerio público dentro de la investigación que lleva a cabo.
Además, ha habido otros asuntos que han minado la popularidad de la exalcaldesa, aunque no ha resultado afectada directamente. Uno de los más significativos, la marcha obligada del que fue su vicealcalde y mano derecha en el consistorio, Alfonso Grau --actualmente en el banquillo por el 'caso Nóos' y detenido el lunes por otro tema, un presunto delito de cohecho--, en concreto, por la tramitación de los conocidos como 'Valencia Summit', por cuyas tres ediciones el Instituto presidido por el duque de Palma, Iñaki Urdangarin, recibió unos tres millones de euros --1,044 millones por cada una, aunque el coste real era de 300.000 euros en cada caso--.
La causa llegó a salpicar directamente en su día a la propia exalcaldesa, --por alusiones a un posible encuentro con el duque en la Zarzuela para tratar de este asunto--, y que vio cómo el instructor del caso, José Castro, pedía a las Corts que certificaran la condición de diputados tanto de ella como de Francisco Camps, como trámite previo a elevar al Tribunal Superior de Justicia de la Comunitat Valenciana una exposición razonada de los hechos por los que podrían ser imputados.
De hecho, Fiscalía pidió su imputación aunque el TSJCV la rechazó al considerar que no había indicios suficientes para hacerlo. Sin embargo, la Audiencia de Palma, en uno de sus escritos, dejaba entrever que hubiera cabido esa posibilidad ya que el argumento de la sala valenciana "no fue terminante, ni dejó ya definitivamente cerrada o juzgada la cuestión". En todo caso, Barberá sí que deberá declarar en el juicio al haber sido reclamada su comparecencia como testigo.
Indirectamente relacionado con este caso, por lazo conyugal, Barberá tuvo que escuchar en las grabaciones que se hicieron públicas, dentro del 'caso Imelsa', a María José Alcón, candidata número 16 de su lista electoral y esposa de Grau, en relación a presuntas 'mordidas'. A la postre, Alcón ha sido una de las personas detenidas en ese caso.
"QUE CADA PALO AGUANTE SU VELA"
Al hilo de esta detención, Grau, cuyo distanciamiento con la exalcaldesa es "patente", llegó a mandar un mensaje a través de los medios a Barberá, cuando su nombre surgió en la 'Operación Taula': "Que cada palo aguante su vela". No ha sido esta la única frase llamativa que la senadora ha tenido que oír en estos días, ya que su cuñado y letrado en ejercicio, José Corbín, afirmó al ser preguntado por el blanqueo que si se hubiera enterado que su mujer --hermana de Barberá-- hubiera dado miel euros, la "corría a bofetadas". La Fiscalía ha abierto diligencias por esas palabras.
Más alejados en la distancia temporal, la oposición centró el foco de sus críticas en regalos que habría recibido la alcaldesa -bolsos en concreto-- por parte de la empresa Emarsa, de la trama Gürtel -a raíz de una conversación grabada a Álvaro Pérez 'El Bigotes'-- o de Feria Valencia. Todos estos casos están bajo investigación en distintos procesos. No obstante, en su día, la Fiscalía archivó la denuncia presentada por Compromís para que el ministerio público investigara si los bolsos que pudo recibir Barberá de la 'trama Gürtel' eran por su condición de primera edil.
"Estoy aquí en Louis Vuitton porque hay una cosa que no habíamos pensado. Llevamos cuatro años aquí regalando a la alcaldesa y este año no voy a dejar de regalarle algo. Luego no nos da nada. No sirve de nada, pero tampoco jode. Voy a comprar un bolso de la colección nueva...", describía 'El Bigotes'.
Del mismo modo, en el caso Emarsa, la empresa que gestionó la depurado de Pinedo donde se produjo un agujero económico de 28 millones de euros, salpicó a la exalcaldesa cuando la secretaria del exgerente Esteban Cuesta --que fue alcalde pedáneo 'popular' de Benimàmet-- declaró que le llevó dos bolsos de Loewe pagados por la mercantil.
"Todos los políticos y funcionarios de este país, incluidos los medios de comunicación, han recibido regalos y ya está bien de hipocresía". "Yo he recibido regalos de medios de comunicación en Navidad, porque ésta es una costumbre normal y habitual en esta sociedad", justificó la alcaldesa, quien consideró que bolso de Louis Vuitton le parece un regalo "habitual", aunque también dijo que hay obsequios "más caros". La oposición le afeó el gesto y reclamó la "responsabilidad" de Barberá para "aclarar el saqueo de dinero" de los valencianos en la gestión de la depuradora.
FERIA VALENCIA
Queda asimismo pendiente la investigación de Fiscalía sobre sobrecostes en Feria Valencia. En este caso, la oposición ha acusado a Barberá, presidenta del patronato, de ser incapaz de "vigilar" su funcionamiento y evitar un "grave daño" en una institución "estratégica para la economía de la ciudad".