Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Rivera no pactará con el PP si no se regenera y pide evitar "el populismo" de Podemos

Compara a Iglesias con Trump, Le Pen y Tsipras y le acusa de querer pisar la Constitución
El líder de C's y candidato a la Presidencia, Albert Rivera, ha asegurado este viernes que no pactará con el PP si no se regenera y si se compromete a renovar España porque es la única manera de hacer frente al auge del "populismo" de Podemos.
"Ojo con no renovarse, porque entonces viene el populismo" que en España encarna Podemos --ha advertido en la XXXII Reunión del Círculo de Economía--, y lo ha asimilado a Donald Trump en Estados Unidos, Marine Le Pen en Francia y Alexis Tsipras en Grecia.
Ha valorado lo hecho por "los viejos" partidos en España desde 1978, pero cree que ahora toca superarse y apostar por un cambio y por la renovación, para lo que ve incapaz al bipartidismo.
"Es lógico indignarse pero es obligatorio superarse", ha añadido Rivera, que ha acusado a Podemos de querer cargárselo todo, también lo que funciona en España, mientas que C's apuesta por reformar lo que ya no sirve.
Ha avisado de que Podemos quiere dinamitar el marco legal, pisar la Constitución y "volver a la hoz y el martillo" cuando en realidad lo que se necesita es seguir la estela de Barack Obama en Estados Unidos, Matteo Renzi en Italia y Manuel Valls en Francia.
Está dispuesto a pactos puntuales con Podemos para materializar reformas en España, pero nunca podrá haber entendimiento en el modelo económico "chavista" que defiende la formación que lidera Pablo Iglesias.
En cambio, no pactará nada con el PP si no se regenera porque los españoles que confiaron en C's el 20D no lo hicieron "para tener a Rita Barberá aforada en el Senado o un presidente bajo sospecha", aunque está absolutamente dispuesto a hablar y dialogar con todos los partidos.
"Hemos venido para cambiar las cosas, con moderación pero para cambiar las cosas y como todo siga igual el lío va a ser monumental", ha avisado, y añadido que está dispuesto a renunciar a cualquier cargo en el Gobierno a cambio de que haya un acuerdo que permita reformar España.
"A ver si todos pueden decir lo mismo; que nadie ponga su silla por delante" sino que todos pongan España ante todo, ha añadido, y ha apostado por recuperar la centralidad en la política que dominó en la transición.
JUGAR A "SUSTO O MUERTE"
De hecho, ha lamentado que algunos partidos hayan abandonado esa centralidad y jueguen a "susto o muerte" para polarizar a la sociedad española y dividirla en bandos, algo que para Rivera es un error y una irresponsabilidad.
En cambio, C's ha sido capaz de llegar a acuerdos y lo seguirá intentando tras el 26J: "Hablaré con los que quieran cambiar las cosas. No es época para perezosos, hombres pasivos, sino de valentía, coraje, moderación, cambio y mirada hacia el futuro".
También ha animado a los españoles a tomar nota de los partidos que han facilitado acuerdos y de los que han "bloqueado" la situación, y ha insistido en que habrá Gobierno si C's es decisivo tras el 26J.
Preguntado por si es partidario de que gobierne la lista más votada en caso de que no haya un acuerdo, ha defendido "respetar las reglas del juego de las mayorías" porque no sólo hay que formar un Gobierno sino que también tiene que haber estabilidad parlamentaria.
El presidente del Círculo de Economía, Antón Costas, ha despedido a Rivera con una invitación a que repita por tercera vez en el encuentro el próximo año: "Te esperamos el año que viene con la esperanza de que tendremos gobierno", ha ironizado; tras lo que Rivera ha tardado unos minutos en abandonar la sala, ya que muchos asistentes se han acercado a saludarle, e incluso un grupo le ha pedido hacerse una foto.
La XXXII Reunión del Círculo de Economía ahondará sobre los retos del siglo XXI para empresa, política y sociedad con el apoyo de CaixaBank, KPMG e Indra.