Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Rivera dice que Sánchez no tiene proyecto, intenta sumar escaños de cualquier forma y tendría demasiadas "hipotecas"

Afirma que Iglesias ha "estafado" a sus socios prometiéndoles algo que no podía cumplir, "para variar"
El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, ha afirmado este martes que, aunque su grupo podría llegar a abstenerse en una investidura del socialista Pedro Sánchez, le preocupa que éste "no tiene un proyecto para España", sino que "intenta sumar escaños de cualquier manera".
Así, ha advertido de que una cosa es que Pedro Sánchez pueda sumar más 'síes' que 'noes' en una sesión de investidura y otra cosa es que pueda gobernar, porque los pactos que tendría que hacer con "once partidos" le supondrían tantas "hipotecas" que su proyecto se "desnaturalizaría".
"Para mí eso no es un proyecto para España, es una amalgama de partidos que no quieren a Mariano Rajoy", ha dicho. No obstante, también ha marcado distancias con el presidente del Gobierno en funciones, y ha asegurado que Ciudadanos tampoco le quiere. "Pero una cosa es eso y otra cosa es que tengas un proyecto para gobernar, que es lo que le falta a Pedro Sánchez. Rajoy tiene un proyecto obsoleto y Pedro Sánchez no tiene proyecto", ha resumido.
En una entrevista en RNE recogida por Europa Press, Rivera ha recalcado que ya antes de las elecciones generales los votantes sabían que Ciudadanos haría una "oposición responsable" y que estaba dispuesto a abstenerse en favor de un Gobierno con valores constitucionales y que no quiera romper España, una abstención que siempre debería ser "junto a otro partido, ya sea el PSOE o el PP". Pero eso no implica, ha insistido, que esté dispuesto a llegar a acuerdos con "11 partidos", entre ellos varios que quieren "romper España".
Eso sí, ha asegurado que él se ve capaz de hablar tanto con el PSOE como con el PP, como ha quedado demostrado en el acuerdo para formar la Mesa del Congreso.
Preguntado si prefiere hablar con Pedro Sánchez o con la presidenta andaluza, la también socialista Susana Díaz, se ha limitado a señalar que con Díaz sólo ha hablado ocasionalmente, mientras que con Sánchez tiene más relación puesto que ambos dirigen sus respectivos partidos, y ha precisado que no le ha resultado difícil hablar con él.
SI EL PSOE DA MÁS GRUPOS A PODEMOS LO PEDIRÁ EL PSC
Además, ha advertido a Sánchez de que si, en sus negociaciones para formar Gobierno, cede de alguna manera a la pretensión de Podemos de conseguir grupos independientes para sus alianzas territoriales, el PSC se lo reclamará también, y "con todo el derecho", porque llevan 30 años pidiéndolo y Ferraz se lo ha negado. "No todo vale para conseguir escaños y no todo vale para conseguir grupos parlamentarios", ha avisado.
Rivera ha confirmado que sus representantes en la Mesa votarán a favor "de que se cumpla el reglamento" del Congreso y, de ese modo, que Podemos y sus alianzas territoriales puedan tener cuatro grupos parlamentarios porque la formación morada "no puede conseguir en un despacho lo que no ha conseguido en las urnas". "La ley electoral es muy dura, también para Ciudadanos", ha resumido.
El líder de Ciudadanos ha advertido al de Podemos que la situación es culpa suya porque, una vez más, ha propuesto algo "irrealizable", esta vez a sus socios en las distintas comunidades autónomas. "Quien ha engañado, estafado, quien no ha cumplido con sus pactos no es el Reglamento, ni el PSOE, ni el PP, ni Ciudadanos, es quien ha prometido algo que no se puede hacer, para variar, Pablo Iglesias con sus socios", ha avisado.
Por último, ha adelantado que espera tener mañana miércoles el informe de los letrados de la Cámara sobre qué actividad legislativa se puede hacer con un Gobierno en funciones. Según ha dicho, sus primeras propuestas en el Congreso tiene forma de proposiciones no de ley para que sea más fácil tramitarlas con un Gobierno en funciones.