Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Rivera lamenta que los ministros reprobados sigan en sus cargos por el "inmovilismo" de Rajoy

El líder de Ciudadanos, Albert Rivera, ha lamentado este jueves el "inmovilismo" del presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ante las reprobaciones del ministro de Justicia, Rafael Catalá, y de Hacienda, Cristobal Montoro, que el Congreso aprobó recientamente y que no se han traducido en dimisiones ni destituciones. A juicio del líder del partido naranja, Rajoy "no quiere cambiar las cosas" ni "reconocer los errores".
En declaraciones a los periodistas, Rivera ha afirmado que "en cualquier país democrático del mundo" si un Parlamento reprueba a uno de los ministros "lo normal es que el ministro se vaya, y si no se va el ministro que le cesen". Del mismo modo ha recalcado que Rajoy se equivoca al no entender que la "regeneración democrática es tener en cuenta las instituciones".
Por otro lado ha dicho que cree que los ministros Catalá y Montoro están "tocados" políticamente por la reprobación. En este sentido, ha calificado de "vergüenza" la amnistía físcal, declarada como inconstitucional por el Tribunal Constitucional, y principal motivo de la reprobación del ministro de Hacienda.
También se ha referido al mantenimiento por parte del ministro de Justicia del exfiscal jefe anticorrupción Manuel Moix, que finalmente dimitió tras ser reprobado por el Congreso. Este apoyo por parte del ministro llevó a su reprobación pero se mantuvo en el cargo. Según Rivera, se pensó "en beneficiar o no posibles casos de corrupción del PP".
Asimismo, aunque ha reconocido que no existe ningún instrumento para que los ministros reprobados se vayan, dado que solo el presidente del Gobierno puede cesarlos, "políticamente todo el mundo entiende" que Mariano Rajoy debería pedirles "que se marchen".
Acerca de este asunto Rajoy ya se pronunció el pasado miércoles, aduciendo que el Congreso no le obliga "a tomar ninguna decisión" y recalcando que eso es lo que va a hacer.