Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Rivera dice que el problema no es la presencia de Iglesias en un Gobierno, sino sus políticas

Cree que Iglesias no confía en Errejón y dice que lo lógico es que los secretarios generales no estén en los equipos negociadores
El líder de Ciudadanos, Albert Rivera, ha asegurado este jueves que el problema para la formación de un gobierno no es que esté presente el líder de Podemos, Pablo Iglesias, sino las políticas que defiende su partido.
"Si los ministros afines a Podemos van a subir 60.000 millones de euros el gasto público o a hacer un referéndum de independencia, a mí me da igual que se llame Errejón, Monedero, Echenique, Iglesias o sea un independiente" ha sentenciado Rivera al ser preguntado en una entrevista a Onda Cero, recogida por Europa Press, sobre si apoyaría un Gobierno socialista monocolor pero con ministros afines a Podemos.
El problema, ha dicho, es el modelo político, social, económico y constitucional de la formación morada. Si Podemos estuviese dispuesto a "renunciar" a lo que es Podemos y, de este modo, asumiese los ejes territoriales, económicos y presupuestarios principales del acuerdo PSOE-C's, ha explicado Rivera, sí vería posible un acuerdo con ellos. En cualquier caso, no cree que Podemos esté cerca de renunciar a su esencia.
De hecho, ha hecho hincapié en que hay ejes de su acuerdo con Sánchez que no está dispuesto a cambiar, y está convencido de que el PSOE tampoco. "Hay cosas del PSOE que tampoco cuadran con Podemos", ha opinado.
De este modo, ha insistido en la necesidad de buscar un acuerdo con el PP sobre todo, ha recalcado, porque este partido tiene mayoría absoluta en el Senado y el próximo Gobierno va a tener que hacer reformas, empezando por hacer frente a la previsible "torta" de Bruselas por haber superado el objetivo de déficit en 2015.
En ese sentido, ha avisado de que no basta con conseguir que Sánchez sea "presidente por un día" si después tiene un Gobierno maniatado y tiene que enfrentarse a "la pinza de PP y Podemos". Aunque se pretenda hacer "fuegos artificiales", ha dicho, Ciudadanos "sabe sumar".
EL PP, "DESAPARECIDO EN COMBATE"
Así, le preocupa que el PP, que es "fundamental" para sacar algunas reformas adelante, esté "desaparecido en combate" y ha instado a su líder y presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, a que autorice a sus equipos de trabajo a que negocien en las mesas conjuntas de PSOE y Ciudadanos.
El dirigente de la formación naranja ha respondido así al portavoz del PP en el Congreso, Rafael Hernando, quién aseguró este miércoles que Rajoy sí ha dado permiso a sus equipos para negociar pero que estos no lo ven necesario dado que el PSOE ya ha dicho que no quiere hablar con el PP. "Eso no es cierto", ha sentenciado Rivera al ser preguntado por estas declaraciones.
NIEGA QUE EL PSOE NO SE QUIERA REUNIR CON EL PP
Así, ha argumentado que Rajoy ,"por mucho que digan" en el PP, no ha autorizado a sus equipos y ha opinado que "quizás" no lo ha hecho porque a lo mejor si le gustan los contenido del acuerdo y no quiere que se visualice que lo que no le gustan son otras cosas.
En la misma línea, ha negado que el PSOE no se quiera reunir con los 'populares', ya que, ha dicho, la carta enviada a Rafael Hernando en la se le pide que se siente a negociar el acuerdo, fue firmada tanto por el portavoz del Ciudadanos en el Congreso, Juan Carlos Girauta, como por el del PSOE, Rafael Hernando.
IGLESIAS NO CONFÍA EN ERREJÓN
Eso sí, ha bromeado con que tal vez tengan que enviar una nueva carta a Podemos, puesto que el destinatario inicial fue su portavoz parlamentario, Íñigo Errejón, y éste ya no dirigirá las negociaciones, sino que lo hará el propio Iglesias.
Con todo, ha dejado claro que no le sorprende ese paso de Iglesias: "Si quiere ser el secretario de Organización, el negociador y el vicepresidente que renuncia a la vicepresidencia, pues cada uno entiende la política de una manera".
En la misma línea, ha sugerido que Iglesias "no confía en el señor Errejón" ni en sus equipos y "tiene que ir él a todas las reuniones". En cambio, ha dejado claro que él sí confía y le parece lo lógico no estar en todas las negociaciones.
De hecho, ha defendido que si fructificaron sus negociaciones con el PSOE fue porque hablaron los expertos, no porque estuvieran él y Sánchez "todo el día" reuniéndose y regalándose libros. A su juicio, está bien que la política se retransmita pero no que sea siempre "un plató de televisión" y que consista en regalos, o en hablar de literatura, de cine o de baloncesto.
Eso sí, ha dejado claro que esa crítica se dirigía a Iglesias, que fue quien comenzó así su rueda de prensa, y no a Sánchez, ya que uno y otro no mostraron "las misma actitud" en sus comparecencias públicas.