Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Roca dice que Gil inició la operación en la finca 'El Pinillo' para "hacer un favor" a un amigo

El exasesor de Urbanismo en Marbella (Málaga) Juan Antonio Roca ha asegurado este martes en el juicio del caso 'Pinillo' que la operación desarrollada en la finca con el mismo nombre la inició el entonces alcalde Jesús Gil para "hacer un favor" a un amigo, el propietario de la parcela, que tenía un problema con la carga hipotecaria que pesaba sobre la misma.
Así lo ha declarado Roca en la vista oral que se celebra en la Sección Tercera de la Audiencia de Málaga por esta causa, en la que se juzga, además de a Roca para el que la fiscal pide 15 años de prisión por varios delitos; a otras personas como el exalcalde de Marbella Julián Muñoz, que se enfrenta a una petición de once años de cárcel. El juicio está previsto que siga el próximo lunes.
Roca ha explicado que el dueño de la finca fue a ver al entonces alcalde y le dijo que "le echara una mano" porque el Banco Exterior se iba a quedar con el terreno por una deuda de arrastraba. "Se la ofreció a Gil", ha indicado el acusado, pero "al final se la quedó el Ayuntamiento", apuntado que él mantuvo en varios momentos distintos conversaciones con el banco.
Ha apuntado que a esa primera fase de la operación "se le dio apariencia de expropiación", pero "nunca hubo idea" de hacerlo así, porque el terreno "no tenía ningún interés", sino que fue "sólo un favor" al propietario. "No entiende nadie que el primer acto de Jesús Gil en el Ayuntamiento sea expropiar la finca a un amigo", ha insistido.
Respecto a una fase posterior de la operación, ha dicho que fue en 1997 "cuando Gil me encarga comprar el crédito del Banco Exterior" que existía sobre la finca porque "el Ayuntamiento no tenía dinero" para hacer frente a esas deudas. Esto se hizo a través de la sociedad Rafly, en la que ambos fueron socios, de forma que el entonces alcalde "presta" la cantidad para "no perjudicar" al Consistorio.
Luego, la operación continuó con varios traspasos más a otras sociedades, supuestamente interesadas en desarrollar urbanísticamente la parcela, sumando otras colindantes, según ha manifestado Roca, quien se ha desvinculado de la recalificación del terreno y ha negado que diera órdenes a Julián Muñoz o a los exediles para aprobarla en comisión de gobierno, ya que éstos las recibían "del alcalde".