Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Rodolfo Ares dice que no habrá "amnistía" para los presos de ETA "en ningún caso" ni "salida colectiva"

Apela a "mirar al futuro" y lograr "la máxima unidad de todos" para "asentar la convivencia" sin "perder la memoria"
El consejero de Interior, Rodolfo Ares, ha asegurado que la política penitenciaria se aplicará con "prudencia y responsabilidad" y no habrá "amnistía" para los presos de ETA "en ningún caso" ni "una salida colectiva", por lo que ha instado a que "no engañen" a los reclusos generándoles "falsas expectativas"
En una entrevista concedida a Punto Radio, recogida por Europa Press, el titular vasco de Interior se ha pronunciado de esta manera en relación a la aplicación de la política penitenciaria tras el anuncio de cese definitivo de la actividad armada de ETA, insistiendo en que "va a ir aplicándose en cada momento con prudencia y responsabilidad".
El consejero ha considerado que habrá "una política progresiva de acercamiento de presos" que espera "cuente con el apoyo de la inmensa mayoría de las fuerzas políticas" y ha añadido que "no va a haber amnistía en ningún caso" para los reclusos de ETA.
"No hay ninguna posibilidad en nuestra legislación", ha reiterado Rodolfo Ares, que ha señalado que los presos tendrán que "acogerse a la legislación penitenciaria, seguir el recorrido que establece la misma y, cuando vayan cumpliendo su condena, acogerse a beneficios penitenciarios" con medidas "en todo caso individuales" porque "no habrá salida colectiva".
En esta línea, ha indicado que espera que "ese mundo vaya asumiendo que hay postulados que no va a ser posible llevarlos adelante" como el tema de la "amnistía" porque "deberían ser ellos los más interesados en no engañar a los presos y no generarles falsas expectativas".
El político socialista ha resaltado que, aunque "queda" lograr que ETA anuncie si disolución, "se han acabado las actividades terroristas" y, por tanto, "el reto ahora es consolidar la convivencia y especialmente conseguir que quede claro lo que pasó en Euskadi: que hubo gente que asesinó y gente que fue asesinada".
En este sentido, ha explicado que la ronda de contactos que inicia este lunes el lehendakari, Patxi López, tiene como objetivo "fundamental" hacer "análisis compartidos" y lograr "la máxima unidad de todos" para acordar políticas que permitan trabajar "juntos" para "asentar la convivencia".
A su entender, en este momento, es preciso "mirar al futuro", con "la tarea prioritaria de asentar la convivencia" porque "hay muchísimas heridas". El consejero ha abogado por "construir el futuro entre todos", aunque ha precisado que "cada uno" debe asumir "las responsabilidades de su pasado".
De este modo, ha asegurado que "no vamos a permitir que nadie reescriba la historia", censurando a quienes pretenden que "se pase página rápidamente", y ha defendido que la memoria de las víctimas "tiene que perdurar siempre".
El consejero vasco ha insistiendo en que la actual situación se ha podido alcanzar "después de muchísimos años" gracias a "la fortaleza del estado de derecho" y, por tanto, "no es un regalo ni de ETA ni de los radicales abertzales".
Tras destacar que "el triunfo de conseguir la paz y la libertad es fundamentalmente del conjunto de la ciudadanía, que permanentemente reclamó a ETA que tenía que dejar todas las actividades terroristas", ha señalado que "ha sido con el lehendakari López con quien vamos a conseguir que se acabe definitivamente el terrorismo", a pesar de que el Gobierno socialista ha tenido que "soportar muchísimas críticas".
En este sentido, ha replicado al presidente del PNV, Iñigo Urkullu, que "cuando pide valentía" a Patxi López, "valentía era eso: defender en Euskadi la política que era necesaria, la que nos ha traído hasta aquí, que por cierto era la política con la que estaban en contra los nacionalistas, incluido el PNV".
Ares, que ha asegurado que la polémica con el presidente del PSE, Jesús Eguiguren es "un episodio cerrado", ha defendido la actitud del lehendakari, resaltando que se encontraba de visita en Estados Unidos "defendiendo los intereses de Euskadi" y no podía "estar a la espera" de que pudiese haber un comunicado de ETA.
De cualquier forma, ha advertido a quienes le han criticado que, tras el anuncio de ETA, se pronunció "inmediatamente" y ha recordado que el ex lehendakari Juan José Ibarretxe "tardó 34 horas" en hacerlo desde que se inició la oleada de atentados de 2008 contra Caja Vital en Vitoria, un cuartel en Ondarroa y contra el brigada Luis Conde en Santoña.
"Se puede defender Euskadi y trabajar por la paz, también desde Estados Unidos", ha insistido Rodolfo Ares, que ha asegurado que el Gobierno de López ha trabajado "desde el primer día" para conseguir acabar con el terrorismo con una política "a veces con la oposición radical de todos los nacionalistas, incluido PNV", y que "nos ha traído hasta aquí". A su entender, "si hubiéramos practicado la política que ellos defendían no estaríamos en esta situación".
RAJOY, A LA ALTURA DE LAS CIRCUNSTANCIAS
Por otro lado, ha abogado por hacer "todos un esfuerzo" para conseguir que la política que "nos tiene que llevar a asentar la paz" no esté "en la confrontación política". De este modo, ha lamentado que algunos dirigentes del PP "nunca han renunciado a utilizar la lucha contra el terrorismo en la confrontación partidaria", aunque ha reconocido que Mariano Rajoy "en los últimos días ha sabido estar a la altura de las circunstancias y ha tenido una política de estado digna de mencionar".
En esta línea, ha indicado que, "gobierne quien gobierne" tras las elecciones del 20 de noviembre, haga "lo que tiene que hacer" buscando "la máxima unidad de todos" para que "se acabe de asentar la paz y podamos iniciar un nuevo tiempo en el que nos permita mirar la futuro todos juntos recordando lo que pasó".
De cara a estos comicios, ha esperado, además, que "seamos capaces de explicar a la ciudadanía" que no ha sido la izquierda abertzale quien "ha traído la paz", de modo que "ahora hay que conseguir arrebatarles votos" de la misma forma que "hemos sido capaces de arrebatarles las pistolas".
En relación a los contactos con dirigentes abertzales, ha explicado que el lehendakari va a recibir dentro de su ronda de contactos a representantes de Bildu, "una coalición legal", y ha añadido que los portavoces de la izquierda abertzale podrán tener "una relación normalizada con otros partidos y con el gobierno" el día que "se convierta en un partido legal porque así lo decidan los tribunales".