Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Rosa Díez dice que Rajoy, como "mal gobernante", se atribuye todos los méritos y elude responsabilidad en sus fracasos

La portavoz de Unión Progreso y Democracia (UPyD), Rosa Díez, ha manifestado que el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, con su balance de fin de curso en el Palacio de Moncloa, recuerda "aquello que caracteriza al mal gobernante: alguien que se atribuye todos los méritos y que elude cualquier responsabilidad en sus fracasos".
A su juicio, el presidente del Gobierno parece olvidar que, en la situación económica de España, "ni todo era demérito del socialista Rodríguez Zapatero ni todo es mérito de Rajoy.
"Quien nos metió en la crisis fueron las políticas continuistas de Zapatero respecto a las del tándem Aznar-Rato", sostiene Rosa Díez, algo que a su juicio ha costado la desaparición de tres millones de puestos de trabajo "y el mayor grado de desafección hacia nuestras instituciones".
El presidente Rajoy, asegura Díez, tampoco ha hecho mención a la influencia que están teniendo en la salida de la crisis "las políticas europeas, del BCE, la propia duración de la crisis o la flexibilización del objetivo de déficit".
Para la líder de UPyD, "en la crisis que le ha tocado gestionar a Rajoy hay una parte de herencia recibida y otra parte compartida, pues el PP gobernaba en más de la mitad de las comunidades e inició las políticas que nos llevaron a la burbuja inmobiliaria". Y a ello añade "otra parte de nuevo patrimonio transferido desde la UE".
MÁS DIFERENCIAS ENTRE RICOS Y POBRES
En su opinión, el "registrador de la propiedad" Rajoy debería haber recordado que en España "se han acrecentado las diferencias entre ricos y pobres, sigue creciendo la pobreza infantil, hay centenares de miles de ciudadanos sin subsidios por desempleo y muchos trabajadores viven bajo el umbral de la pobreza".
También cree que debiera haber mencionado que, con este ritmo actual, se tardarán 20 años en recuperar tres millones de empleos. Además, el presidente debiera haber hablado del problema de la deuda pública tan elevada, del coste del rescate bancario y de las tasas de pobreza y desigualdad.
"Para ser creíble --ha añadido--, Rajoy tampoco debió olvidar lo insufrible que le resulta a los ciudadanos el conocimiento de nuevos casos de corrupción política y la impunidad con la que éstos se saldan".