Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Rosa Díez exige a Zapatero una reunión en Moncloa alegando que tuvo los mismos votos que el PNV

La líder de Unión, Progreso y Democracia (UPyD), Rosa Díez, ha exigido al jefe del Ejecutivo, José Luis Rodríguez Zapatero, que la reciba en el Palacio de La Moncloa para abordar la situación creada tras el comunicado de ETA anunciando el "cese definitivo" de la violencia, igual que ha hecho con el presidente del PNV, Íñigo Urkullu, cuando ambas formaciones obtuvieron prácticamente el mismo número de votos en las elecciones de 2008.
Zapatero ha mantenido este miércoles un encuentro con el presidente del PNV para analizar la nueva coyuntura tras el anuncio de la organización terrorista, ante lo que la líder de UPyD ha decidido dirigirse por carta a Zapatero para pedirle también una reunión y hacerle llegar la que asegura que es "la única voz discrepante" de las Cortes Generales en esta materia.
Según recuerda en su misiva, el PNV y UPyD obtuvieron en las pasadas elecciones generales un número similar de votos, superando los 300.000, aunque la ley electoral otorgó a los nacionalistas vascos seis diputados mientras que Rosa Díez se convirtió en la única en lograr escaño de su formación.
"No hay duda de que ambos tuvieron el mismo apoyo popular y, por tanto, una similar representatividad política", reivindica la formación magenta antes de erigirse como la única fuerza parlamentaria con una posición "crítica" ante el comunicado de ETA diferente a la del Gobierno y la del resto de las formaciones políticas.
Rosa Díez quiere hacer llegar a Zapatero su visión de que el comunicado de la banda, "lejos de certificar su desaparición y el fin del terrorismo, anuncia su voluntad de continuar como interlocutora privilegiada del Gobierno".
Además, advierte de que la organización terrorista quiere continuar con un proceso de negociación en el que "se reserva el papel de garante del avance hacia sus objetivos políticos", lo que a su juicio significa "la legitimación retroactiva del terrorismo y una grave amenaza para el presente y futuro de la democracia en España", particularmente en el País Vasco y Navarra.