Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

De Rosa se abstendrá en la tramitación de la suspensión de Garzón

El vicepresidente del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), Fernando de Rosa, ha decidido abstenerse en la tramitación de la suspensión cautelar del juez Baltasar Garzón, mientras el Tribunal Supremo tramita tres querellas contra él con el fin de "preservar la independencia" del órgano de gobierno de los jueces.
Así se lo ha comunicado Fernando de Rosa a la Comisión Permanente del CGPJ en un escrito en el que, no obstante, afirma que no reconoce ninguna de las causas que ha esgrimido el juez de la Audiencia Nacional para recusarle.
De Rosa es uno de los tres miembros del CGPJ -junto a Margarita Robles, que también ha decidido apartarse del asunto, y la vocal Gema Gallego, que el lunes rechazó hacerlo- cuya abstención solicitó Garzón por considerar que existía "enemistad manifiesta" hacia él.
Una enemistad que De Rosa niega "con total y absoluta rotundidad", asegurando que esa imputación responde más a una "equivocada interpretación de la realidad" por parte de Garzón que a una constatación fidedigna y objetiva de los hechos.
"La independencia del Consejo está por encima de todo. No puede existir ni una sombra de duda sobre mi dignidad y mi honorabilidad, algo que siempre he preservado en todas las instituciones a las que he servido, y el Consejo no puede ser una excepción", asegura el vicepresidente del CGPJ en un comunicado para explicar su abstención.
Además, afirma que el debate no ha de centrarse en si los vocales recusados se deben abstener o no, sino en saber si un magistrado contra el que se han admitido a trámite tres querellas por delitos supuestamente cometidos en el ejercicio de su cargo, -lo que califica como un "hecho insólito" en la historia de la Justicia española-, puede continuar ejerciendo sus funciones.
Caso Gürtel
En el escrito en el que pidió su abstención, Garzón alegaba como motivo la amistad personal que De Rosa, ex consejero de Justicia en el Gobierno valenciano, mantenía con el presidente de esta comunidad, Francisco Camps, que fue imputado en el "caso Gürtel".
Recordaba también las declaraciones en las que De Rosa afirmó que Garzón podría estar pasando una "línea roja muy importante" -la de la prevaricación- por no inhibirse en la causa.
Según De Rosa, en ningún caso puede el magistrado, con quien dice que siempre ha mantenido una relación respetuosa y cordial, basar una "inventada enemistad" con él en esas apreciaciones que, indica, "no iban tan mal encaminadas", ya que posteriormente Garzón decidió inhibirse en el "caso Gürtel" en favor de los Tribunales Superiores de Justicia de Madrid y de Valencia.
Amigo de Camps
En el escrito que ha remitido a la Comisión Permanente del Consejo, De Rosa admite que existe la "relación de amistad" con Camps, pero considera que esa circunstancia no justifica que se ponga en entredicho su objetividad y dice que en ningún momento va a interferir en la decisión que finalmente pudiera adoptar.
No obstante, y al igual que hizo al comunicar que se apartaba del caso la vocal a propuesta del PSOE, Margarita Robles, De Rosa muestra su sorpresa porque Garzón le recuse con criterios que no se aplicó a sí mismo cuando, "tras su paso por el Ministerio del Interior", instruyó causas contra personas "con las que mantuvo una estrecha relación de servicio" mientras formó parte del Gobierno socialista.
Algo que, resalta De Rosa, le ha valido a Garzón años después "una amonestación por parte del Tribunal Europeo de Derechos Humanos", que consideró que el magistrado debió abstenerse en el caso del secuestro de Segundo Marey por haber coincidencia en el ejercicio de cargo público con ex secretario de Estado para la Seguridad Rafael Vera, que resultó condenado por esos hechos.
Por último, De Rosa dice que pese a que tiene la "plena convicción" de que no hay ningún motivo que justifique su abstención, se aparta del procedimiento para favorecer la defensa de una Justicia independiente que, a su juicio, se está viendo "seriamente afectada" por los "diferentes avatares" que rodean la tramitación de la suspensión de Garzón.