Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Rosa Díez denuncia que las agresiones a políticos "ya son cotidianas" porque se han "tolerado" o incluso "gratificado"

La líder de Unión, Progreso y Democracia (UPyD) en el Congreso, Rosa Díez, ha denunciado este martes que las agresiones a políticos y los ataques contra su libertad de expresión se han vuelto ya actos "cotidianos" porque hasta ahora se han "tolerado", han salido "gratis" o incluso se han "gratificado" y, en ocasiones, ha habido una doble vara de medir a la hora de condenarlos.
Así se ha pronunciado Díez en declaraciones en los pasillos del Congreso al hilo de las agresiones sufridas el pasado fin de semana por el primer secretario del PSC, Pere Navarro, y el dirigente del PP y 'número dos' a las europeas, Esteban González Pons, y el insulto que una ciudadana dedicó al ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, al que llamó "fascista".
Díez ha achacado estos episodios a la existencia de un "evidente clima de crispación" y de " falta de libertad" y ha recalcado que los insultos y agresiones a políticos no son "un fenómeno nuevo". Es más, se ha quejado de que hasta ahora estas actuaciones han sido "demasiado toleradas".
"No es la primera vez que nos agreden, nos insultan o nos impiden dar una conferencia en una universidad", ha subrayado, rememorando el boicot del que ella misma fue objeto en una universidad catalana por parte de un grupo de independentistas. A su juicio, el problema es que estas agresiones han sido tratadas con "comprensión" cuando deberían haberse "atajado mucho antes" porque son "inaceptables e intolerables" en democracia.
FALTA DE LIBERTAD DE EXPRESIÓN
Díez considera que, especialmente en Cataluña, quienes no se suman al "discurso políticamente correcto" se enfrentan a un problema de "falta de libertad de expresión y de movimientos". "Eso es conocido por todos, sale gratis e incluso se gratifica al que lo hace. Pero no se puede consentir. No se puede aceptar como normal lo que no es normal", ha aseverado.
También se ha que quejado de que se haga un "tratamiento diferencial" de las agresiones a políticos en función de quiénes sean los agresores y los agredidos. Díez destacado, por ejemplo, que mientras algunos de estos actos chocan con "un silencio absoluto" en otros casos, como el ataque ultraderechista que tuvo lugar en la sede de la Generalitat en Madrid en la última Diada, provocan hasta una condena institucional del Congreso.
"Tenemos que reaccionar como uno solo, hay que reaccionar ante cada ataque contra la libertad de expresión se cometa contra quien se cometa y a quienes los consienten y los minimizan hay que afearles su conducta", ha resumido.